“Los barcos zarpan húmedos al alba…” PERE GIMFERRER

A María Antonia y Luis Goytisolo
 
Los barcos zarpan húmedos al alba
 
aún bajo el estaño de la noche encendida.
 
Circo polar, oh fábricas desiertas, aeropuertos de luces azules,
 
¿de qué le sirve a un hombre amar? Consumido de noches blancas en vísperas de viajes,
 
sangre y carmín en la pechera, a esta hora en que el whisky y los tangos idealizan la luz de una sonrisa
 
y en los locales refrigerados basta un pincel de plata mágnética sobre unos ojos para encontrar en ellos las horas perdidas de nuestra infancia, cuando desde la
     galería veíamos volar los vencejos en la tarde,
 
¿de dónde viene a un hombre el amor?
                                                          Paletadas de sal, dos rosas ocupando las cuencas de los ojos, algo como un sordo dolor, una aguja de hierro que acaricia
     la lengua y los oídos.
 
Así apenas se oyen los pasos, igual que en la habitación acolchada donde escribía Proust.
 
Una delicada transformación acaba de operarse. Veréis: jugar a la ruleta rusa, especialmente en abril, deja en la boca el sabor espeso y dulce de un cosmético.
     ¿Han empezadoa ya a nacer las lilas?
 
Como estas noches en que la claridad de la luna es la misma que tenía en los andenes de los trenes nocturnos que nos llevaban de veraneo a los quince años.
 
Y ahora estamos quizá un poco más pálidos. Las calles tienen el silencio y la blancura helada de un quirófano.
 
Ruiseñor, como un ópalo besado a oscuras, ¡derríteme en mi pecho!
 
Mi corazón es un brocado centelleante bajo las verdes estrellas.
 
Noches de nieve y de teatro. Carrocería lenta de los astros glaciales galopando en silencio
 
cuando en la primavera las noches son más tibias y en los estanques sombras azules de teen-agers se besan bajo el agua.
 
Relámpagos de cárdena luminosidad en el estadio vacío, sobre las gradas desiertas y las tribunas fantasmales.
 
La lluvia, en un paquete de atracciones, tiene la luz plateada de las pistas de baile y los hoteles de otro tiempo.
 
Una espada, un pañuelo, una muerte fragante como el atardecer y como él sombría y delicada.
 
Pere Gimferrer
"Poemas (1962-1969)
Visor
Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s