“Las letanías de Satán” CHARLES BAUDELAIRE

¡Oh tú, el más bello y sabio de los Ángeles,
Dios por la suerte traicionado y de elogios privado!

¡Oh Satán, apíadate de mi gran miseria!

¡Oh Príncipe del exilio, te desacreditaron
y aunque vencido, más fuerte siempre te alzas!

¡Oh Satán, apíadate de mi gran miseria!

Tú, que todo lo sabes, gran rey de lo oculto,
curandero popular de las angustias humanas,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, que inlcuso a leprosos y a parias malditos
les enseñas mediante amor lo que es el paraíso,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

¡Tú, que de tu vieja y potente amante, la Muerte,
engendras una loca encantadora: la Esperanza!

¡Oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, que al proscrito das ese mirar, altivo y sereno,
que a todo un pueblo condena en torno al cadalso,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, sabedor de los rincones de las tierras envidiosas
donde Dios celoso escondió las piedaras preciosas,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, cuyos ojos claros saben en qué hondos arsenales
yace sepultado el pueblo de los metales,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, con grandes manos tapando precipicios
al sonámbulo que erra al borde de las casas,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, que tan mágicamente robusteces las costillas
del borracho noctámbulo atropellado por un caballo,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, que por consolar al hombre débil en su sufrir
nos enseñaste a mezclar salitre con azufre,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú, que como cómplice sutil dejas tu sello
en la frente de Creso implacable y vil,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Tú que en los ojos y sentimientos de las mozas
introduces el culto de heridas y el amor de harapos,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Sostén eres de exiliados, luz de inventores,
confesor de ahorcados y de conspiradores,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!

Padre adoptivo de quienes, en la rabia ciega,
Dios-Padre expulsó del paraíso terrestre,

¡oh Satán, apiádate de mi gran miseria!
Oración
¡A ti, Satán, gloria y loor en las alturas
del Cielo donde ya reinaste, y en las honduras
del Infierno, donde, vencido, calladamente sueñas!
¡Haz que un día, junto a ti, bajo el Árbol de la Ciencia,
mi alma descanse, cuando tu frente se cubra de ramos,
como un Templo nuevo, pródigamente!

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Las letanías de Satán” CHARLES BAUDELAIRE

  1. Venom dijo:

    Inmensa oracion!!! Loor lucifer

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s