7 Tarot – “Templanza” ALEJANDRO JODOROWSKY

Desde los astros más lejanos hasta el eje de tus huesos te bendigo.
Si me abres tu corazón, ahí escucharás resonar mi voz, un canto semejante
al murmullo de un cauce profundo. Soy yo quien te preserva de los ojos que dan mal,
quien elimina de tus sueños el resplandor de la locura, quien cede tu rencor al silencio,
crea un puente entre el fulgor y la ceguera, da al terror animal una coraza de nubes,
equilibra los intercambios entre tu aura y el mundo, abre ojos en el muro de acero,
transforma tus soledades en jardines, tus escollos en alhajas,
el bisturí que separa en cuerda que reúne, la herida de la espalda en nido para el ave,
los alfanjes que muerden en arados que fecundan,
los peldaños infinitos en estadillos simultáneos,
el tesoro sepultado en águila de fuego.

Para ti solicito compasión a la hoguera que se gesta en el ombligo del agua,
sumerjo cada una de tus células en la tenaz esperanza de la savia,
le doy a tu tiempo dos alas brutales y a tu espacio una serena geometría,
hago aflorar la belleza que dormita en la esmeralda de tu esencia,
segundo tras segundo susurro en tus oídos quiere, osa, puede y calla.

Creada sólo para ti, no tengo otra misión. Si tú desapareces, yo me esfumo.
Cuando tu plazo llega a su término te lo anuncio con sutiles signos
para que pongas las cosas en orden, te liberes de lo superfluo y te aisles
tratando de ofrendar a la impensable vacuidad una consciencia pura.
No te inquietes, llegado aquel momento ayudaré a tu razón a disolverse
en ese abismo de unidad que es pura maravilla.
Lo último que has de ver con tus ojos
unidos a los míos será el resplandor glorioso de tu íntimo ser.
Conozco la incomensurable vejez del universo y la indeferente potencia del ojo divino.
Conozco la superficie voraz de esa  esfera que revienta en el implacable vacío.
Conozco el lamento de los astros clamando por su padre,
huracán de abandono donde navegan extraviados luceros,
derrumbe de mundos que nadie mira.
Conozco todo aquello porque soy el testigo.
Esa colosal catástofre de vida y muerte fue tu cuna.
Ahí, en el delirio celeste, aunque efímero
quedarás grabado para siempre: eres el pequeño pez
que vino a dar sentido al océano.

Es cierto, absoluto e inmutable: la soledad no existe, nadie muere abandonado.
Fuiste algo antes de venir, serás algo después de irte.
Nada te fue dado que no fuera para todos.

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Esta entrada fue publicada en Poesía, Sendero Izquierdo, Tarot y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s