“La Cerveza es buena para la Salud; las Historias son buenas para el Espíritu” DRUKPA KUNLEY

          “Aquellos que por ignorancia de las reglas escritas del Tantra no sienten respeto por la Vía Tántrica y desprecian esta disciplina, no deberían leerla… Por eso, es de rigor que no os precipitéis a la lectura de esta obra con una actitud desprovista de respeto, es de rigor que no riáis burdamente las bromas salaces, es de rigor que no os complazcáis con interpretaciones fantasiosas, sino que debéis mantener el espíritu bien despierto. ¡Relajaos y escuchad!”

*************

          “-La primavera ha llegado. Pronto hará calor. Deberíamos volver al Tíbet.
          -Vete tú si quieres -respondió el Lama-. El culo de las muchachas del valle me retiene aquí. Pero este viejo pájaro comienza a bostezar. Está cansado de errar sin cesar. Sea como sea, no me quedaré más de un año aquí y cuando por último vuelva al Tíbet, mi espíritu estallará.
          Acompañó al abad durante algún tiempo y después inclinó  la cabeza para recibir su bendición. Ngawong Chogyal tomó el camino del Paro y volvió a su monasterio de Ralung mientras que Drukpa Kunley se quedaba con su esposa mística Adzom.”

***************

          “El Maestro de la Verdad, el Señor de los Seres, Drukpa Kunley, decidió entonces poner a prueba la conciencia de Sakya Panchem. Se dirigió a la Sakya, al Templo de la Compasión Amorosa, en el momento mismo en el que los monjes estaban celebrando en él un rito funerario anual para que la Amorosa Compasión se reencarnara. Kunley vio inmediatamente que ésta se había encarnado en un burro que ascendía la colina con mucho esfuerzo, derrumbado por un enorme fardo. El Lama pidió al dueño del animal que se lo prestara y cogiéndolo por la oreja lo arrastró hasta el templo.
          -¿Qué es eso? -preguntaron los monjes.
          -Ya lo estáis viendo: un burro. Y vosotros, ¿qué estáis haciendo?
          -Estamos haciendo un rito para el retorno de fuego de nuestro Lama.
          -¿Cómo se llama vuestro Lama?
          -El Tulku de la Amorosa Compasión.
          -¿Y dónde está actualmente? -insistió Kunley.
          -En el paraíso de Galden.
          -¿Dónde está eso?
          -Es muy difícil de encontrar -dijeron vagamente-. ¡No hagas esas preguntas! Cerraron los ojos, unieron las manos en signo de oración y continuaron ofreciendo su intercesión en favor del Rimpoche, sin prestar más atención al Lama.

“¡Bodhisattva de la Inteligencia,
tú que ves la identidad en la diversión universal!
¡Gran Ser de Diamante, adornado con las Cinco Perfecciones del Despertar!
¡Encarnación de la Amorosa Compasión,
te rogamos que nos alientes con tu dulce bendición,
acuérdanos el Poder y la Conciencia!”

         El Lama dedicó entonces esta plegaria al burro:

“¡Oh, burro, la más penosa de las criaturas!
La hierba y el agua te son raros,
tú, siempre sobrecargado,
rogamos por tu lomo magullado,
por la bendición de tus espaldas encorvadas.”

          Los Lamas estaban fuera de sí.
          -¡Ruega por nuestro Lama, no por ese burro! -gritaron.
          -¡Pero vuestro Lama se ha reencarnado en este burro!
          -¡Eso es absurdo!
          -¡Escuchad! -intentó explicar Kunley-. Cuando viajaba a China, al Tíbet o a Mongolia, vuestro Lama tenía la costumbre de sobrecargar las bestias de carga de la caravana. El resultado de este karma es que se ha reencarnado en burro.
         Y como para confirmar estas palabras, los ojos del burro se llenaron de lágrimas.
         Al ver esto, los monjes creyeron la historia de Kunley y tendieron sus manos en signo de veneración hacia el burro.
         Después le preguntaron cuándo volvería su Lama para dirigir de nuevo el monasterio.
         -Si queréis que vuestro Lama vuelva, cuidad de este asno y alimentadlo durante cinco años. Cuando muera, vuestro Lama renacerá en Lithang, en la provincia de Kham y volverá aquí.
         Así lo hicieron y, en efecto, el Rimpoche se reencarnó en Lithang y volvió a Sakya.”

******************

          “En el mercado de Lhassa vivía una posadera llamada Lhadron. Era famosa por robar y despojar de su dinero a los comerciantes. En ese momento preciso, se estaba preguntando cómo podría sustraer el ámbar de un comerciante de Yamdrok y reemplazarlo por otro falso. El Lama se dio cuenta de ello y llegó a la posada para beber cerveza.
         -¡Todo el mundo es feliz aquí! -dijo Kunley-. ¡La hospedera debe ser una excelente mujer! Deduzco de ello que la cerveza es de buena calidad. Hay un viejo proverbio que dice: “La cerveza es buena para la salud; las historias son buenas para el espíritu.” Si me dais buena cerveza, os contaré una buena historia.
         -¡Cuéntanos tu historia! -dijo la hospedera.
         -Érase una vez en el alto  valle de Nangyul un bribón llamado el Codicioso y sus dos hijos, Duwa y Duchung. Más abajo, en el valle, vivía un pobre diablo llamado Corazón Pusilánime. Un día en el que viajaban juntos de un valle al otro se sentaron a descansar debajo de un árbol y vieron un resplandor que parecía surgir de entre las raíces. Dándose cuenta de que la fuente de este resplandor estaba debajo de tierra, cavaron y descubrieron un pote lleno de oro. Pertenecía a los ángeles. Corazón  Pusilánime dijo:

“¡Escucha, Codicioso, viejo amigo!
Nuestros gustos comunes nos han hecho amigos.
Sin embargo, no hemos cosechado los frutos de nuestra virtud y la avaricia ha sido la causa de nuestra pobreza.
Pero en la medida en que hemos sido pobres y generosos hoy recogemos la cosecha de nuestra prodigalidad.
Hoy hemos encontrado un tesoro.
Deberíamos ofrecérselo a los Budas.
¿Es justo esto o no? ¡Examina bien el asunto!”

         -Hoy, nuestra virtud aliada a la suerte nos ha hecho descubrir un tesoro, respondió el Codicioso. Y puesto que esto se lo debemos a tus méritos y a los míos, voy a dar una gran fiesta en la que beberemos y comeremos carne durante tres días. Voy a coger el oro y hacer dos partes iguales. Pero, ¡cuidado, amigo! Éste oro puede ser una ilusión, una jugada de los dioses o de los demonios.
         -No lo creo -dijo el otro, escéptico-. Pero si se trata de una ilusión no podemos hacer mucho.
         Corazón Pusilánime volvió a su casa. El Codicioso cogió el oro y lo escondió en un lugar que sólo él conocía. Llenó el pote de serrín de madera. Al volver Corazón Pusilánime, encontró al Codicioso llorando al pie del árbol.
         -¿Qué sucede?
         -Te dije que el oro tal vez fuera una ilusión -se lamentó el Codicioso-. Pues bien, era verdad.
         -Creo que me mientes, respondió Corazón Pusilánime. Nunca he oído una historia así. Pero si es verdad, no hay por qué preocuparse.
          El Codicioso hizo servir muchas rondas de cerveza a su compadre y le pidió a sus hijos que bailaran para aliviarle la pena.
         -Amigo -remarcó Corazón Pusilánime-, tus hijos bailan como fantasmas, como si fueran un sueño. ¡Qué espectáculo más hermoso!
         Algún tiempo después, Corazón Pusilánime visitó al Codicioso con un barril de cerveza. Comieron y bebieron hasta la saciedad. Cuando ya estaban los dos borrachos, Corazón Pusilánime sugirió a su amigo que enviaran a sus hijos a su casa, a la parte baja del valle, diciendo que esto causaría satisfacción a la vieja chocha de su mujer. Él mismo podría venir tres días más tarde y podrían recomenzar así sus cuitas. El Codicioso aceptó olvidando las faltas y el rencor de su amigo.
         Corazón Pusilánime tenía dos monos a los que había amaestrado. Cuando el Codicioso llegó tres días después, encontró a su amigo bañado en lágrimas.
        -¿Qué pasa?
        -¡Tus dos hijos se han metaforseado en monos! -dijo lamentándose Corázón Pusilánime-. ¡Acuérdate! Cuando les vi bailar la semana pasada, les tomé por unos fantasmas. Pues bien, es verdad.
        -Nunca he oído que unos jóvenes se conviertan en monos -dijo el Codicioso con desdén-. ¡Devuélveme a mis hijos enseguida!
        Corazón Pusilánime le respondió:

“Codicioso, amigo mío, escucha bien.
Somos amigos desde hace mucho tiempo;
juntos hemos visto cosas extrañas:
polvo de oro que se convierte en serrín,
lo cual nadie había visto antes.
Ahora, ¡aquí tienes a tus hijos convertidos en monos!
Estas calamidades que se nos vienen encima
son presagios sin precedente.
Si dudas de que estos monos sean tus hijos,
aquí tienes una prueba:
¡Monos, id con vuestro padre!

         Los monos se precipitaron hacia las rodillas del Codicioso.
         -¿Qué les ha sucedido a mis hijos? Sin lugar a dudas he sido castigado por los dioses por haber reemplazado el polvo de oro por serrín. ¡Lo confieso! Voy a traer el polvo de oro. Por favor, devuélveme a mis hijos.
        -¡Trae el oro antes! Después tal vez pueda hacer algo.
        El Codicioso trajo el oro, hizo dos partes iguales y dio a Corazón Pusilánime la que le correspondía.
        Cuando murieron fueron llevados ante el Señor de la Muerte, quien les recompensó y les castigó por sus buenas y sus malas acciones. El Codicioso fue encerrado en el infierno del hierro hirviente. Corazón Pusilánime fue condenado a reencarnarse durante doce años en la forma de un mono, como castigo a la jugada que le había hecho a su amigo.
        El Lama terminó su historia y la hospedera abandonó la idea de robar el ámbar al comerciante. El comerciante escapó del desastre financiero y la hospedera del infierno.”

********************

La Divina Locura de Drukpa Kunley
Andanzas de un Yogui Tántrico Tibetano
del Siglo XVI”
Miraguano Ediciones, 1988

 

 

 

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “La Cerveza es buena para la Salud; las Historias son buenas para el Espíritu” DRUKPA KUNLEY

  1. Qué grande eres JUAN !!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s