grácil – otón

sintiendo la quilla firme en mi corazón. armado con su firmeza que enraíza mis latidos al universo, te miro. me pierdo en la nueva sensación de existir grácil, de “verte” desnuda en la penumbra de mi cabello rizado y enmarañado con la victoria.

soy este símbolo arcaíco que no consigue naufragar a pesar de la tormenta, a pesar de los ingratos ladridos de los vacíos de siempre. estoy estallando en la noche donde renazco constantemente. mientras la imbecilidad de los imbéciles me hace más sabio. mientras la necedad de los necios me hace más fuerte.

soy el niño azul que ya no finge su derrota porque nunca la hubo porque nunca existió. soy el llanto del no-nato en la cuna del maestro. un grito. una condena. y sobre todo tu piel nacarada ilusionandome de nuevo. dándome el “aire” que eres tú sobre el último peldaño de la escalera al cielo, donde vivo yo mismo. ahí.

increpo al pedante buscador de basura con mi verbo decrépito contra la cruz podrida, contra el occiso ya dios marioneta de tu iglesia de penumbra en sombra, llena del hongo que comió tu luz, tu belleza y tu latido. soy este interrogante antiguo sobre religión -religare- sobre amor -compartir- sobre poder -agallas-.

estoy en la misma vía que el amor, adiós para ti. estoy en tu sonrisa, en tu calorciko, en tu lujuria, en mi lubricidad. estoy… sediento de todo lo tuyo que ya es mío. un renglón incendiando la noche, un abecedario real que explica lo que siempre nos ocultaron, libertad.

escribo despacio mientras el mundo teme, teme y teme. mientras el mundo no se arma con lo que destruiría de verdad todo lo malo. amor. mientras el mundo se empecina en ser mediocre, cobarde y hablanchín.

estoy en el primer discurso que todo lo explica. estoy en el poder de la ciudad nueva, donde ya no hay sombras, sólo templos de poesía, rock y bourbon. donde las musas son musas, las hadas hadas y los maestros melenudos hijos de la noche.

Luna sonríe mientras todo brilla alrededor. cuando vencemos a los que nos señalan. cuando somos uno en cada latido. cuando somos el mismo que sonríe despues de llorar. cuándo…

ahora.

otón

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a grácil – otón

  1. Adelworld dijo:

    Talento. Huellas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s