“Cancerbero” – Luzbel

primavera 2002 – l u z b e l

“Cancerbero”

     Todos los símbolos me conducen a ti, vacío. lleno de azul,
Impregnando el mundo con la dictadura de mi mundo. Tú.
Bajo la forma anclada de las sombras que somos.
Todos los mundos se alían contigo, despacio, muy despacio, entre nosotros.
Evitando ser, evitando mirarte ahora, cuando no existo.
Me visto de nada y convoco tu animal amigo.
Acabo el mundo cada segundo que no estás.
Serpiente, águila contra hombre y tú.
Monto el mundo despacio con mis manos llenas de lodo y rosas.

Todas las noches se convierten en soledad vencida sobre tu corazón que arde.
Mirando canciones que no existen y esta maldad. Perdidos los cuentos sin principio. Ignorando el tiempo.
Todas las canciones significan bondad hacia natura. Todas las imágenes están viajando hacia ti. Yo soy el número que conoces. Maldita noche sin aquella sombra. Ahora nosotros.
La estúpida sensación que convierte este dolor en ti. La alquimia que significa. La honrada recompensa que soy. Nosotros. En los límites de todas canción. Mundo.

Ahora llena de rosas y licor llegas a mis labios con canciones.
Poder nos bendice. Y todos los mundos llegan del negro cielo con su satánica bendición.
Es la lucha maldita. Entre ayer y silencio, caminando por torres de colores hacia el desierto que somos. Donde vivimos junto al mezcal y al peyote. Escribiendo versos que acarician mi dañada garganta que ya no habla, no necesita decir nada más que tú. Tu rostro amor me liberó de esta cadena de serrín y azúcar.
Tu lasciva voz me arrulla. Muero por fin en tus brazos que me guían. De nuevo. Acantilados y guiños. A nadie le importa nuestra felicidad.

Ahora la noche me recuerda a tu sonrisa. Y ya no hay bromas que valgan porque te amo. En mi idioma que no existe. En un abecedario que me cuesta escuchar.
Te maldigo despacio mientras rozo tu miel sin pudor. Mientras susurro las palabras que me faltan para ser feliz. Y este amor es una estación de trenes con un solo vagón, nosotros.
Todos los finales maldicen mi nombre. No quieren verme vencer. Ya he vencido. Te amo y todo llama por dentro hacia nosotros, los nodos que me definen. Ya he vencido.

Cancerbero es nuestra mascota.
Toma mi amor que no cesa en tus labios que sangran de amor que no deja de fluir.
Todas las noches me pertenecen ahora. Cuando no cambia dios de habitación ni aquel ángel de ser cada vez más estúpido.
Mis manos para tu caricia. Mis ojos en tu piel que pierden océanos. Nunca te olvido ni siquiera ahora que estoy en ti profunda y constantemente.
Sólo hay lírica en esta noche sin fin. Sólo la muerte y tú, tan bellas. Las dos.
Estoy donde tiempo es sólo una excusa más para la felicidad.
Mi universo es algo imperfecto.
Tu voz y mi palabra.
Esclavo y enfermo de ti, constantemente.

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Esta entrada fue publicada en Prosa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s