Elegir un poema… Paola Rives Lirola

LENGUAS  BAILANTES

Mi lengua ácida derretida ante Baco.
Veo a Dionisos en descomposición.
En desfile, una estatua de sal herida.
Bailo con mi hermano Orfeo sobre este pez gigante
hasta que la sal se contraiga en una sola mota
y la luna mentirosa juegue con nuestras lenguas.

Paola Rives Lirola
año 2011

*****

Fue la noche más grande de mi vida
Aunque aún no había encontrado esposa
Tenía a mis amigos a mi lado

Indios esparcidos por la autopista del amanecer sangrando
Espíritus atestan la frágil mente de cáscara de huevo
de un niño

Escalamos el muro
Tropezamos por el cementerio
Antiguas formas nos rodeaban
Sin música pero la hierba húmeda
estaba fresca comparada con la niebla

Dos hicieron el amor en un lugar silencioso
uno cazó un conejo en la oscuridad
Una chica se emborrachó y se hizo la muerta
Y yo di sermones vacíos a mi cabeza

Cementerio fresco y callado
Odio dejar
tu sagrada guarida
Temo la lechosa llegada del día.

Jim Morrison
“Desierto”

*****

CADÁVERES  FRUSTRADOS

Cuentas historias sobre semillas que esparcen oro
o vistes seda al animal que destroza todo con sus garras.
Basta de contar mentiras bonitas,
de sajar corazones para impartir justicia.
Basta de ruidos innecesarios, de bocas inútiles.
Basta de años muertos
porque la siembra ya no es importante.
ya no son suficientes la manos,
todo lo que llamábamos turbio yace en el vacío
y el vacío es ahora un campo sin labrar
que se muestra dispuesto como una prostituta vieja
esperando unos pensamientos marcados.

Paola Rives Lirola
año 2011

*****

el último recital de poesía

fue allá en el este,
eché un trago en el avión
y aterricé en el aeropuerto, a las 2 de la tarde,
con 6 horas por delante hasta el recital.
tenía que encontrarme con una señora de rojo,
la universidad estaba a 40 o 45 kilómetros.
eché un trago, un whisky con agua, de pie en la barra de abajo.
luego subí al piso de arriba a otra barra y me tomé una botella de cerveza de importación,
bien sentado.
cuando volví a bajar la señora de rojo había hecho que me llamaran
por megafonía.
era la mujer del profesor y daba clases en un instituto.
el profesor tenía clase a las 3 en punto.
fuimos en coche hasta un bar y esperamos al profesor.
ella pagaba las copas y la charla era amena.
llegó el profesor y pidió un whisky con agua.
yo me ceñí a la cerveza. -es por los gorjeos -les dije.
bebimos hasta las 7, y entonces el profesor dijo: -deberíamos
comer algo. y yo dije -joder, no tengo hambre, lo mío son los gorjeos,
prefiero seguir dándole a la cerveza a la hora que me queda.
dijeron que muy bien y llegamos al recital poco después de las 8.

tuve suerte. tras leer un par de poemas reparé en
una jarra de agua y un vaso ahí plantados
eché un trago de agua y comenté que le faltaba
alma. un estudiante se acercó y me dio media botella
de un buen vino. Le di las gracias, eché un trago y pasé al
siguiente poema. ¿o sea que así es como se cargaron a Dylan Thomas?, pensé.
bueno, pues a mí no me van a pillar. necesito lo justo para la birra y los caballos.

me quité de en medio el recital y antes de enterarme estaba en
una casa de yuppies, pusieron un fondo para vino y estuvimos
un rato hablando sentados en el suelo. fue un
poquillo soso pero no estuvo mal del todo.

después regresé a casa del profesor
y nos quedamos despiertos con un quinto de whisky.
su esposa tenía que levantarse a las 6.30 para ir al instituto,
así que sólo bebimos nosotros 2, hablamos un poco de literatura,
pero sobre todo de la vida y las mujeres y cosa que habían pasado.
no fue una mala noche.
dormí en el sofá en la planta baja.
por la mañana me levanté y me tomé un par de Alka Seltzer y un café.
saqué a dar un paseo por el bosque al perro del profesor.
había árboles por todas partes. esa gente había triunfado.
regresé y esperé al profesor. por suerte, no tenía
ninguna clase ese día.

lo observé, sabía que no iba bien encaminado: un
vaso de leche y un buen tazón de cereales con pasas. lo
observé mientras se lo comía y lo escuché en el
cuarto de baño mientras lo expulsaba.
-lo que hace falta -le dije- es medio vaso de cerveza en
medio vaso de zumo de tomate.

-fue un buen recital -comentó.

-al carajo con el recital.

-dijo que quería coger el que despega a las
11.30. no sé si estoy para conducir.

-ya conduzco yo.

ella se llevó el coche nuevo y él el viejo con el cambio de marchas.
me lo pasé en grande aprendiendo a usarlo otra vez.

paré un par de veces por el camino mientras el profesor
vomitaba. luego paramos en una gasolinera y se tomó un 7-Up.

-fue un buen recital.

-al carajo el recital.

el profesor bebió otros 2 7-Up.

-no te conviene tomar eso.

esperé mientras volvía a vomitar.

entonces sugirió que fuéramos a desayunar.

-¿desayunar? -dije-. joder.

bueno, paramos y pedí huevos son salchichas y él
pidió huevos con jamón, además de leche y cereales con pasas.

-no tomes la leche y los cereales con pasas -le aconsejé.

se los tomó. luego esperé mientras salía a todo correr.

me comí los huevos con salchichas, patatas y tostadas y me
tomé el café. después me comí sus huevos con jamón, patatas
y tostadas y me tomé su café.

fuimos al aeropuerto, le dí las gracias por todo, y me
fui al bar. me tomé una cerveza con zumo de tomate. luego
me tomé una cerveza sin más. subía al avión justo antes de que
despegara. hasta la azafata tenía mejor aspecto de
lo habitual. pedí un whisky con agua y cuando me lo trajo
la azafata inclinó
todo el cuerpo sobre mí pero ni siquiera
sonrió.

encontré uno de los puros que le había robado al profesor
y me recosté para encenderlo con ademán afectado. eché un
trago y contemplé por la ventanilla las nubes y las
montañas y recordé las fábricas y los mataderos
y las cuadrillas de trabajo del ferrocarril, recordé todos los
curros en sitios de mala muerte, los sueldos ridículos, el miedo, el
odio, la desesperación.

¿o sea que esto es lo que mató a Dylan Thomas?, pensé,
mientras tomaba un sorbo
de la copa.

pues que venga el siguiente recital.

Charles Bukowski
“lo más importante es saber atravesar el fuego”

*****

VÓMITO  EN   UNA  PRIMAVERA

Debiera sajar mi pecho
y sacar esta espina de mi carne,
esta espina que pudre mi alma, mi espera impaciente.

Debiera arrancarme los sesos,
coser mi sexo y enterrar mis pechos en la tierra
y así olvidar que el exterior vive sin mí.

Debiera hacer algo antes de que esta podredumbre
corrompa todos mis cimientos
y mi hogar mute en algo lejano al cosmos,
sea refugio de insectos y castigo.

Paola Rives Lirola
año 2011

*****

LAMENTACIONES  DE  UN  ÍCARO

Los amantes de prostitutas
son dichosos, dispuestos y considerados;
en cuanto a mí, mis brazos están rotos
por haber estrechado nubes.

Gracias a astros impares,
que todo en el fondo del cielo brillan,
mis ojos consumidos sólo ven
recuerdos de soles.

En vano he querido del espacio
encontrar el fin y el medio;
bajo no sé qué ojo de fuego
siento que mi ala se rompe;

y quemado por el amor de lo bello,
no tendré el honor sublime
de dar mi nombre al abismo
que me servirá de tumba.

Charles  Baudelaire
“Poesía Completa”

*****

PLEGARIA  A  TUS   DESVELOS

Se tranquiliza mi alma en tu fluir cadente.
Es sorda a la desesperación mi espera
que mana incansable de tus manos ociosas.
Todo en ti está recibiéndome
y todo en mí está dormitando.
Este viaje cansado es largo y tormentoso,
sin final aparente,
sin conclusión exacta.
Sin mi alma voy caminando
y me permito descansar en tu pecho abierto
que huele a todas esas flores salvajes
que no brotan en mi jardín de sales.

Hermana mía, amante cálida,
sigue creciendo, buscando mis muslos,
no me abandones en la desdicha del enfermo
pues quizás la cura llegue algún día
y mi alma eche en vuelo de nuevo…

Paola Rives Lirola
año 2011

*****

VANNE

Vanne,
tú tenías nombre de palacio, la rubia muñeca más hermosa
de esa desgarrada barriada portuaria,
aún te conocí, Vanne, bella dentro de los gemidos de los violines,
todavía menor de edad contra la ira de aquel tipejo veinte años más odioso,
aquel ser que te enseñó esa sabia zafia de las madrugadas, de las ventanas rotas
de los coches y de las carreras con los maderos,
de las navajas oxidadas contra el cuello y de la inyección en vena,
qué te hizo el amor, Vanne, qué te hizo.

Ese rocín de fuego fue tu galope muerto, Vanne,
tu cuerpo descarnado acabó siendo el pan de la familia, Vanne,
la chupabas por heroína para tu caballero andante, el tirano rey del antecedente penal,
y comenzó tu vagar, Vanne,
tu marrar las horas incorrectas por el puerto,
“puta” que te decían los seres de escoria que profanaban el templo, cómo se atrevían,
qué se puede comprar por veinte euros, Vanne,
cómo Dios y sus anzuelos no les arrancaban la polla a tiras,
una niña casi aún con unas mallas sucias y unas bragas huecas, Vanne,
tú allí dentro no estabas, el dolor de la pus que penetra no te rozaba,
y recuerdo detenciones en las que tu cara era grito y era hostia en al boca y era pregunta,
por qué , por qué, Vanne,
qué te hizo el amor,  qué te han hecho los hombres, Vanne,
por qué tus preciosos brazos mudaron a piel punzada de violetas,
por qué tus tres hijos ya no saben llorar, por qué tus pechos
son corona de espinas inmunodeficientes, por qué pasaste de niña a vieja a la sombra de las grúas,
qué trae la madrugada sobre mar, Vanne,
tu olor ya a rancia mentira y a carmín venenoso, tu sed
apagada por el desengaño, el pudrirse del anhelo, los gusanos que fagocitan la esperanza,
qué te hizo el amor, qué te estamos haciendo, qué somos
sino las hienas que ríen sus orines de puercos indecentes,
qué te hemos hecho, dónde tu palacio,
dónde tu última nieve que no clame el color rojo,
dónde tu merecido descanso, tu colchón de agujas y sarcomas de kaposi.

No habrá perdón para nos, Vanne, no puede haberlo,
otra noche, mismo sitio, puerto de Santa Lucía,
agua sucia que yace mártir en Venecia, donde las máscaras
del carnaval del horror
aún bramarán tu nombre por el muelle de los pescadores
avergonzados.

Andrés  de la Orden
“Metal Negro”

*****

DESTINOS

Destruyo en mi cuerpo toda gota de tu olor.
Desprendo las sábanas de mi piel
y tu piel como cambio de muda.
Solo una noche que muere rápido y vive astuta
para atrapar tu ardor, sobrevivir de cenizas.
Encuentro de nuevo la oscuridad en mi pecho,
ese amor puro que me libera de ti
y me devuelve libre a esta soledad apetitosa.

Paola Rives Lirola
año 2011

IMG_0786

Anuncios

Acerca de kalima001

Momento de afianzar, momento de realizar todo lo vivido, lo estudiado, lo sentido. El mejor momento de la vida, SER.
Cita | Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s