53 TAROT – Arcana VI – The Lovers – Arcano 6 – Los Enamorados

INTRODUCCIÓN

-Atreverse a Amar; a crecer de la mano de una persona a tu lado. Vivir el momento, sintiendo todo como único y trascendente. No esperar, no mentir, no huir. La mano del otro como símbolo de estabilidad, de Luz, de Liberación.
-Todo sentir acompañado del Libre*pensamiento como suma no resta. Mente como Aire para el Sentimiento que es el Agua pura que nos regenera por dentro cada instante, cada momento.
-Atreverse a dar, ser capaz de abrirse por dentro a esa sensación que nos hace etéreas fuentes de Luz. Practicar el día a día como último día, como último instante de nuestras vidas limitadas por tantas cosas.
-Con mirada positiva abrazar al Amanecer, siempre igual, siempre la misma Gracia, despertar al nuevo día que es el mismo, Libertad, Paz y Amor.

-El Arcano número 6 del Tarot, los Enamorados, también nombrado con mucha propiedad los Gemelos representa también la virtud del ser humano de apertura, de crecimiento por lo externo. Más allá de labores de trabajo interior, de crecimiento solitario llegamos al momento de abrirnos al mundo que nos rodea, de “percibir” nuestra magia en los demás. Ese proceso tanto llamado amor, amistad o simplemente compartir nos eleva de nuestra realidad aportándonos nuevos valores.
-La valentía sin duda está implícita en esta idea. Es obligatorio alejarnos de nosotros mismos para percibir a los demás. El ego castrante y ciego nos impide crecer del todo. Sólo nos aporta realidades que nosotros creemos eternas, inmensas y absolutas. Pero al contrario, es con la apertura a los demás cuando podemos “crecer” de verdad, cuando realmente podemos “ser” humanos, una palabra tan meritoria y a la vez tan denostada actualmente; con tanta gente que hace daño a la humanidad y a sus posibles progresos al pensar exclusivamente en ellos mismos y en sus ganancias, en su mundo material.

1

“An Introduction to The Golden Dawn Tarot” – Robert Wang

ARCANA VI – LOVERS

Children of the Voice Divine – The Oracle of the Mighty Gods

-The impact of inspiration on intuition, resulting in ilumination and liberation – the sword striking off the fetters of habit and materialism, Perseus rescuing Andromeda from the Dragon of fear and the waters of Stagnation. (Note: Incidentally note that this is the design of the Order card. Andromeda is shown manacled to a rock, the dragon rising from the waters at her feet. Perseus is depicted flying through the air to her assitance, with unsheathed sword. The design is wholly different from that of the Waite pack. I.R.)
-The colours are orange, violet, purplish grey and pearl grey. The flashing colour of orange gives deep vivid blue while the flashing colour for violet is golden yellow. The flashing colours may always be introduced if the bring out the essential colour meaning more clearly. In practise this card usually signifies sympathetic undestanding.

-Inspiration (passive and in some cases mediumistic, thus differing from that of the Hierophant and Magician and Prophet.) Motive, power, and action, arising from Inspiration and Impulse.

6 - Lovers

2

A

“Claves del Tarot Rider – Waite” – Arthur Edward Waite – Obelisco, 1998

-El Sol brilla en el zenit, y debajo de él aparece una gran figura alada con los brazos extendidos, transmitiendo hacia abajo las influencias. Sobre la Tierra se encuentran dos figuras humanas, hombre y mujer, sin velos y el uno enfrente del otro, como si fueran Adán y Eva cuando ocuparon por primera vez el paraíso del cuerpo terrenal. Detrás del hombre se levanta el árbol de la Vida, del que cuelgan doce frutos, mientras que el Árbol del Conocimiento del bien y del mal se halla a espaldas de la mujer; la serpiente está enroscada en dicho árbol. Las figuras sugieren virginidad, juventud, inocencia y amor, antes de que estos conceptos se contaminaran por el grosero deseo material. Esta carta en toda su simplicidad representa el amor humano, que se exhibe aquí como parte del camino, de la verdad y de la vida. Reemplaza, por el recurso de los principios primarios, a la antigua carta del matrimonio, que ya he descrito anteriormente, y a las que más tarde dibujaron al hombre tentado entre el vicio y la virtud. En un sentido más elevado y verdadero, la carta representa el misterio del la Alianza y el Sabbath.
-Lo que la figura femenina sugiere es el significado de la atracción a través de la vida sensitiva que carga con la idea de la Caída del Hombre, pero realmente representa más al trabajo de la Secreta Ley de la providencia, que a la voluntad del temperamento consciente. Es simplemente un hombre que emergió tardíamente, y sólo a través de ella el hombre puede volver a completarse a sí mismo. Por lo tanto, en este sentido, la carta nos muestra otra insinuación concerniente al gran misterio de la feminidad. Los antiguos significados se caen a pedazos necesariamente con las antiguas pinturas, y también por las interpretaciones de ésta última. Algunas de ellas fueron del orden de la cotidianidad y las otras simplemente fueron falsas en su simbolismo.

B

“El Tarot, práctico y esotérico” – R.H. Wilson – Casa de Horus, 1992

VI – THE LOVERS – LOS AMANTES – El Oráculo de los Dioses Poderosos.
Géminis, Turmalina. Letra Hebrea – Zayín – Espada.
Responsabilidad en el Amor – El espíritu tentado por la carne.
-Descripción – Los Amantes, un hombre y una mujer están de pie, desnudos en un jardín. Detrás de la mujer está un árbol con una serpiente enroscada en él y detrás del hombre, otro árbol. Al fondo una montaña y arriba un ángel iluminado por el sol.
-Adivinación: Normal – Amor responsable. Elección entre el amor físico y espiritual, vida exterior e interior. Amor puro. Altruismo. Tentación. Amor en los planos físico, mental y astral; libre de perjuicios con o sin “papeles”, con responsabilidad Kármica de Causa y Efecto.
-Invertida: Amor irresponsable. Pasión, capricho. Atracción física. Infidelidad por lo carnal. Posible rotura matrimonial o amorosa. Interferencia de los padres en el amor. Querellas sobre “hijos”.
-Meditación: Los Amantes o Enamorados son Adán y Eva, desnudos e inocentes, en el jardín del edén. Detrás de Adán, está el árbol de la Vida, con doce frutos y detrás de Eva, el árbol del Conocimiento del bien y del mal, de cinco frutos, con la serpiente enroscada en él. Desde arriba procede la Iluminación del sol y del Arcángel Rafael.
-El hombre y la mujer pueden elegir libremente obediencia o desobediencia a la ley superior. Los dos, poseídos de tres cuerpos, el cuerpo causal o ego, el cuerpo astral, ka o doble etérico, y el cuerpo físico o cuerpo denso, son dos fuerzas opuestas que tienden a destruirse mutuamente. La unión equilibrada de opuestos se ve en Adán y Eva (la raza o especie humana) que primordialmente representaban el uni-sexo, en un solo ser.
-El seis de la clave es un símbolo de equilibrio entre dos fuerzas, espíritu y materia, hombre y mujer, progreso y retroceso, simbolizado por los dos triángulos entrelazados. La estrella de David o sello de Salomón (triángulo espiritual con el ápice arriba y triángulo material con el ápice abajo). Representa el sexto sentido unido a los cinco comunes.
-Todos estamos sujetos a la Ley: si aceptamos el aniquilamiento del ego o yo, renaceremos espiritualmente, pero si no, sucumbiremos. La posesión no es amor, sino amor egoísta, del propio ser, que limita y esclaviza.
-Eva mira al ángel, mientras que Adán mira a la mujer. El hombre es incapaz de entrar en contacto con el ángel a no ser a través de la mujer.
-La carta simboliza el amor puro, clave del despertar de la Conciencia Cósmica. Este amor permitirá la libertad total, física, mental y espiritual del ser amado (hombre o mujer) reconocimiento que nadie es dueño de nadie.
-Símbolos: El Árbol del Conocimiento del bien y del mal, tiene cinco frutos, símbolo de los cinco sentidos, y de los últimos cinco mandamientos. El deber de Dios queda definido en los  primeros cinco mandamientos.
-El Árbol de la Vida tiene doce frutos, símbolos de las doce tribus de Israel, de los doce apóstoles de cristo y de los doce signos astrológicos y casas astrológicas.
-El Sol, fuente de luz y energía radiante, es símbolo de la fuerza personal.
-El Árbol del bien y del mal simboliza el desequilibrio espiritual, y el de la vida, de equilibrio, espiritual el secreto de la inmortalidad.
-Notas: Según la tradición Oriental, el primer humano era Hermafrodita.
-Buda que dice “no hay mal que no proceda del yo”, predica el aniquilamiento del yo, para alcanzar la salvación y liberación del sufrimiento y renacimiento.

C

“Manual práctico del Tarot” – Emily Peach – EDAF, 1985

LOS AMANTES – Los Hijos de la Voz; El Oráculo de los Poderosos.
Número de carta:  
6
Número de clave:       17
Regente:                      Géminis
Letra Hebrea:             Zain
Traducción:                 Espada o Arma
Valor numérico:          12
Significado dignificado:  La elección se ha de hacer más intuitiva que intelectualmente. Inspiración. Sospechas. Segunda vista. Pensamiento abstracto. Verdaderos compañeros. Armonía interna.
Mal dignficidado: Contradicción. Dualidad. Conflicto con el ser. Una compañía perturbada por factores externos.
Nota Mitológica: Cástor y Pólux. Rekht y Merti. Apolo como el adivinador. Las dos caras de Jano. Hoor-Paar-Kraat, quien contiene en sí mismo los dioses gemelos Horus y Harpocrates, señores de la Fuerza y el Silencio respectivamente.

6 - Los Enamorados

3

A

 “El Libro de Thoth – Tarot Egipcio” – Aleister Crowley – Luis Cárcamo, 1985

VI. LOS AMANTES (O LOS HERMANOS)
-Esta carta y su gemela, XIV, Arte, son los Atu más oscuros y difíciles. Cada uno de estos símbolos es doble en sí mismo, de modo que los significados forman una serie divergente, y la integración de la Carta sólo puede recobrarse mediante emparejamientos, identificaciones y alguna forma de Hermafroditismo.
-Pero la atribución es sumamente sencilla. El Atu VI alude a Géminis, signo que está regido por Mercurio. Significa Los Gemelos. La letra hebrea correspondiente es Zain, que significa Espada, y el entramado de la carta es por tanto el Arco de Espadas, debajo del cual tiene lugar la Boda Real.
-La Espada es fundamentalmente un arma de división. En el mundo intelectual -que es el mundo del palo de Espadas- representa el análisis. Esta carta junto con el Atu XIV conforma la gran máxima alquímica: Solve et coagula.
Esta carta es en consecuencia una de las más importantes del Tarot. Es la primera en la que aparece más de una figura. (El mono de Thoth del Atu I es sólo una sombra.) En su forma original, era el relato de la creación.
-Por su interés histórico, he aquí la descripción de esta carta en su forma primitiva sacada de Liber 418.
“Existe una leyenda asiria de una mujer y un pez, y también una leyenda de Eva y la Serpiente, pues Caín fue el hijo de Eva y la Serpiente, y no de Adán y Eva; y por tanto, cuando hubo matado a su hermano, que fue el primer asesino, y hubo sacrificado cosas vivas a su demonio, recibió Caín la marca sobre la frente, que es la marca de la Bestia de la que se habla en el Apocalipsis y que constituye el signo de la Iniciación.
-El derramamiento de sangre es necesario, pues Dios no escuchó a los hijos de Eva hasta que se derramó sangre. Y eso es religión externa; pero Caín no habló con Dios ni recibió la marca de la iniciación sobre la frente, con lo que fue evitado por todos los hombres, hasta que hubo derramado sangre. Y esta sangre fue la sangre de su hermano. Este es un misterio de la sexta clave del Tarot, que no debiera llamarse Los Amantes, sino Los Hermanos.
-En el centro de la carta se ve de pie a Caín;  en la mano derecha lleva el Martillo de Thor con el que ha matado a su hermano, el cual está manchado de sangre. Y tiene abierta la mano izquierda en signo de inocencia. A su derecha está su madre Eva, alrededor de quien se enrosca la serpiente con la toca desplegada por detrás de su cabeza; y a su izquierda se ve una figura de cierto parecido con la Kali hindú, aunque mucho más seductora. Pero yo sé que se trata de Lilith. Y por encima de él vemos el Gran Sigilo de la Flecha, con la punta hacia abajo, si bien atraviesa el corazón del niño. Este niño es también Abel. Y el significado de esta parte de la carta es oscuro, pero ése es el diseño correcto de la carta del Tarot; y ésa es la fábula mágica correcta de la que los escribas hebreos, que no eran perfectos Iniciados, tomaron su leyenda de la Cábala y los sucesos subsiguientes.”
-Es muy significativo que casi cada frase de este pasaje parezca trastocar el significado de la anterior. Ello se debe a que la reacción es siempre igual y opuesta a la acción. Esta cuestión es, o debiera ser, simultánea en el mundo intelectual, donde no hay gran intervalo de tiempo entre dos fenómenos relacionados; la formulación de cualquier idea crea su opuesta casi en el mismo momento. Lo contrario de una proposición dada está implícito en sí misma. Esto no es necesario para que se preserve el equilibrio del Universo. La teoría explicada cuando tratamos el Atu I, el Prestidigitador, pero ahora debemos hacer otra vez hincapié en ella para interpretar esta carta.
-La clave está en que la Carta representa la Creación del Mundo. Los Jerarcas sostenían que este secreto era de transcendental importancia. Consiguientemente, los Iniciados que pusieron en circulación el Tarot para su uso durante el Aeón de Osiris, reemplazaron por otra la carta original antes descrita en “La Visión y la Voz”. Les interesaba crear un nuevo Universo propio; eran los padres de la Ciencia. Sus métodos de trabajo, agrupados bajo el término genérico de Alquimia, jamás se han hecho públicos. Lo verdaderamente interesante es que todos los avances de la ciencia moderna en los últimos cincuenta  años han dado a la gente inteligente y culta la oportunidad de considerar que la tendencia global de la ciencia ha consistido en un retorno a las metas y (mutatis mutandis) métodos alquímicos. La reserva observada por los alquimistas se hizo necesaria por el poder de las Iglesias opresoras. Además de luchar entre sí con la ferocidad del fanatismo, estaban igualmente interesadas en destruir la Ciencia naciente que, como instintivamente reconocían, acabaría con la ignorancia y la fe de las que dependían su poder y riqueza.
-El objeto de esta carta es el Análisis, seguido por la Síntesis. La primera pregunta que se hace la ciencia es “¿de qué se componen las cosas?”. Respondida ésta, la siguiente cuestión es: “¿cómo podemos volver a combinarlas para mayor provecho nuestro?”. Esto resume toda la política del Tarot.
-El personaje encapuchado que ocupa el centro de la Carta es otra forma de Ermitaño, figura que se explica ampliamente en el Atu IX. En sí mismo es una forma del dios Mercurio descrito en el Atu I; está completamente velado, como para indicar que la razón última de las cosas se halla en una esfera que está más allá de la manifestación y el intelecto. (Como ya se ha explicado, sólo dos operaciones son en el fondo posibles -análisis y síntesis-). Aparece de pie en el Signo del Que Entra, como si proyectara las misteriosas fuerzas de la creación. Alrededor de sus brazos se ve un pergamino que sugiere el Verbo, que es a su vez la esencia y el mensaje de este mismo personaje. Pero el Signo del Que Entra es también el Signo de Bendición y de Consagración; así que su acción en esta carta corresponde a la Celebración del Matrimonio Hermético. Tras él se ven las figuras de Eva, Lilith y Cupido. Se ha incorporado este simbolismo para preservar en cierta medida la forma original de la carta, y para mostrar su procedencia, su herencia, su continuidad con el pasado. En el carcaj de Cupido está inscrita la palabra Thelema, que es la Palabra de la Ley. (Véase Liber AL, cap. I, versículo 39). Sus dardos son quanta de Voluntad. Se indica así que esta fórmula fundamental de trabajo mágico, análisis y síntesis, persiste a lo largo de los Aeones.
-Ahora podemos pasar a examinar el Matrimonio Hermético propiamente dicho.
-Esta parte de la Carta ha sido simplificada a partir de “las Bodas Químicas de Christian Rosenkreutz”, una obra maestra demasiado larga y difusa como para citarla aquí con provecho. Sin embargo, la esencia del análisis es el continuo vaivén de ideas contradictorias. Este es un símbolo de dualidad. Los personajes Reales que toman parte son el Rey Negro o Moro de corona dorada, y la Reina Blanca de corona de plata. A él le acompaña el León Rojo, y a ella el Aguila Blanca. Estos son símbolos de los principios masculino y femenino de la Naturaleza; son asimismo, en diferentes fases de manifestación, Sol y Luna, Fuego y Agua, Aire y Tierra. En la química se manifiestan como ácido y álcali, o (más propiamente) metales y no metales, considerando aquellas palabras en su más amplio sentido filosófico para incluir así el hidrógeno por un lado y el oxígeno por el otro. En este sentido, la figura encapuchada representa el elemento proteico del carbono, la semilla de toda vida orgánica.
-El simbolismo de lo masculino y lo femenino se amplia aún más por medio de la representación de las armas del Rey y la Reina; él lleva la Lanza Sagrada, y ella el Santo Grial; sus otras dos manos están unidas, como aveniéndose al Matrimonio. Sus armas están sostenidas por dos niños gemelos cuyas posiciones están intercambiadas; pues el niño blanco no sólo sostiene la Copa, sino que lleva rosas, mientras que el niño negro, además de agarrar la Lanza de su padre, lleva también el basto, un símbolo equivalente. En la parte inferior de la carta vemos el fruto del Matrimonio en forma primitiva y pantamórfica; es el huevo Órfico alado. Este huevo representa la esencia de toda esa vida que surge bajo esta fórmula de lo masculino y lo femenino. Mantiene el simbolismo de las Serpientes con las que está bordado el manto del Rey, y el de las Abejas que adornan el manto de la Reina. El huevo es gris, una mezcla de blanco y negro; de modo que indica la cooperación de los tres Supernos del Árbol de la Vida. El color de la Serpiente es púrpura, Mercurio en la escala de la Reina. Es la influencia de ese dios manifiesta en la Naturaleza, mientras que las alas están teñidas de carmesí, el color (en la escala del Rey) de la gran Madre Binah. En este símbolo hay pues un emblema completo del equilibrio necesario para comenzar la Gran Obra. Pero en lo que respecta al misterio final, queda sin resolver. El plan para producir vida es perfecto, pero la naturaleza de esta vida se halla oculta. Es capaz de tomar cualquier forma posible; pero , ¿qué forma? Eso depende de las influencias que acompañen a la gestión.
-La figura suspendida en el aire representa varias dificultades. La interpretación tradicional de la figura dice que se trata de Cupido; pero al principio no está claro que tiene que ver Cupido con Géminis. No arroja ninguna luz sobre este particular el considerar la posición del sendero en el Árbol de la Vida, pues Géminis lleva de Binah a Tiphareth. Se nos plantea en consecuencia toda la cuestión de Cupido. Los dioses romanos representan normalmente un aspecto más material de los dioses griegos de quienes derivan; en este caso, Eros. Eros es el hijo de Afrodita, y la tradición difiere en si su padre fue Ares, Zeus o Hermes -es decir, Marte, Júpiter o Mercurio-. Su presencia en esta carta sugiere que el verdadero padre es Hermes; y este punto de vista está confirmado por el hecho de que no resulta del todo fácil distinguirle del mercurio niño, pues ambos tienen en común la irreflexión, la irresponsabilidad y la afición a gastar bromas. Pero en esta imagen hay características peculiares. El lleva un arco y unas flechas en un carcaj de oro. (A veces se le representa con una antorcha.) Tiene alas doradas y una venda en los ojos. Por esto, puede parecer que representa la Voluntad inteligente (y, al mismo tiempo, inconsciente) del alma para unirse con todo, como ya se ha explicado en la fórmula general respecto a la angustia de separatividad.
-En las representaciones alquímicas no se asigna a Cupido una importancia muy especial. Sin embargo, él es la fuente de toda acción; la libido que expresa el Cero en cuanto Dos. Desde otro punto de vista, puede considerársele como el aspecto intelectual de la influencia de Binah en Tiphareth, pues (en una tradición) el título de la carta es “Los Hijos de la Voz, el Oráculo de los Dioses Poderosos”. Desde este punto de vista, él es un símbolo de inspiración que desciende sobre la figura encapuchada que, en este caso, es un profeta que dirige la conjunción del Rey y la Reina. Su flecha representa más bien la inteligencia espiritual necesaria en las operaciones alquímicas que el simple deseo de realizarlas. Por otro lado, la flecha es especialmente un símbolo de dirección, y, por ello, es justo inscribir la palabra “Thelema” en letras griegas en el carcaj. Ha de observarse también que la carta opuesta, Sagitario, significa el Portador de la Flecha, o el Arquero, figura que no aparece por ningún lao en el Atu XIV. Estas dos cartas son tan complementarias que para su interpretación completa no pueden estudiarse por separado.

B

“Tarot, el espejo del alma” – Gerd Ziegler

VI. Los Amantes
Palabras clave: Géminis; amor, atracción, reconciliación, unión; unión de opuestos en el amor; conocimiento a través de las relaciones.
-Esta carta muestra la boda de la Emperatriz y el Emperador. La ceremonia la dirige el Ermitaño, que representa al dios Mercurio. Sus ropas lo ocultan por completo. Esto indica que la fuente original de todas las cosas  se encuentran más allá de lo que se puede ver y entender.
-Los Amantes son la expresión de dos seres opuestos que se desean y se atraen mutuamente. La dualidad reflejada en todos los aspectos de la vida se experimenta existencialmente en la relación amorosa entre el hombre y la mujer. Cada intento de reconciliación, unión o contacto es la expresión de un impulso apasionado por restaurar la unidad perdida. Pero cada individuo, hombre o mujer, lleva dentro la dualidad de lo masculino y femenino. Esta dualidad se expresa, entre otras cosas, en los aspectos opuestos, a menudo conflictivos, de cada personalidad.
-Las cosas que hacen irresistible a otra persona son aspectos de nosotros mismos con los que queremos reconciliarnos. Irrumpen en nuestra mente consciente, exigiéndonos que los desarrollemos. Por regla general, nuestra pareja expresa los aspectos poco desarrollados o reprimidos de nuestra propia personalidad. Buscamos en el otro aquello de lo que carecemos.
-Esto nos da la oportunidad de aprender más sobre nosotros mismos. La moraleja no puede captarse a través de la investigación intelectual ni de la palabrería sentimental. Debe experimentarse directamente, lo cual significa que debemos estar dispuestos a experimentar todas las dimensiones de la felicidad, el miedo al éxtasis, el enriquecimiento mutuo, pero también el dolor, el conflicto, la indefensión y la vulnerabilidad. En las relaciones dinámicas nos encontramos con todos los opuestos: atracción y celos, armonía y discordia, unidad y separación, vulnerabilidad y desilusión.
-El objetivo de esta escuela de la vida es convertirnos en seres completos. Sólo podremos encontrar nuestro sentido de la unidad y de la armonía interior en la medida en que nos acerquemos al gran objetivo de la autorrealización total.  La felicidad que intentamos encontrar desesperadamente en otras personas sólo la podemos hallar y cultivar dentro de nosotros mismos. La inquietud y la insatisfacción que nos hacen buscar una pareja surgen de la búsqueda de la tranquilidad verdadera y la paz profunda. Ésta es la razón por la que los maestros espirituales siempre insisten en que la persona inteligente se da cuenta en seguida de que una relación, por sí sola, no trae la plena satisfacción.
-Volviendo al significado de la carta: todos los símbolos aparecen en pares, preparados para encontrarse con su opuesto. La transformación se produce mediante la unión matrimonial, representada por el huevo órfico alado rodeado por la serpiente. Los dos niños llevan los símbolos de los diferentes ámbitos en sus manos, que han sido tocadas por la transformación: cuerpo (mazo), intelecto (lanza), emociones (cáliz) y espiritualidad (flores). Las lanzas que se ven al fondo representan la confrontación entre los límites y la libertad, entre el compromiso y la independencia, que forma parte de toda relación.
-Aparecen también otros tres símbolos del zodíaco: Leo, Águila-Escorpión y Sagitario (Cupido). El león rojo representa el principio masculino en la naturaleza y es una indicación de la creatividad que puede desarrollarse tras la conexión. El águila-escorpión blanca refleja los elementos femeninos, la entrega a las emociones personales más profundas. El arquero (Sagitario) muestra la necesidad de un intercambio directo y franco.
Interpretación: Esta carta puede señalar una relación de amor maravillosa y emocionante. Las relaciones existentes se estrechan o se disuelven. En la atención y la confrontación con compañeros o grupos se vuelven aparentes nuevos caminos hacia el desarrollo personal y la integración de los propios principios.
Pregunta: ¿Qué buscas en la persona que amas? ¿Qué constituye para ti una relación amorosa plenamente satisfactoria?
Sugerencia: Utiliza el tarot con tu pareja para aprender más sobre vuestra relación.
Afirmación: Estoy preparada en estos momentos para encontrar a la pareja que tanto he estado esperando.

Los Enamorados

4

A

“El Tarot de Marsella” – Edaf, 1995

ARCANO VI – LOS ENAMORADOS
PRINCIPIO.
 El número 6 puede escribirse aquí (1+2) + (1+2) para ponerlo en conformidad con las disposiciones de la carta. El número 2, por su naturaleza, representa una pasividad fecunda y el principio femenino; por tanto, las dos mujeres constituyen 2 + 2, mientras que el personaje masculino y el arquero constituyen dos unidades: la una en el plano inferior y la otra en el plano superior. (1+2) + (1+2) representa la doble corriente involutiva y evolutiva que se desprende de la materia o lleva hacia ella.
-El conjunto de los elementos de la Carta determina una fusión entre lo espiritual y la materia, porque las dos mujeres se concentran en el personaje como una emanación de sus deseos materiales, mientras que el arquero representa la chispa.
SENTIDO GENERAL Y ABSTRACTO. Esta Carta indica El Sentimiento del Amor Físico Engendrando el Amor Espiritual; significa también que el amor es el eje de la evolución de los seres y de la creación de las cosas. Cuando brota el amor, el alma se exalta, el espíritu proyecta una chispa hacia lo Alto, que actúa inmediatamente en un plano superior. Esto está simbolizado por el arquero, representación del amor tensando su arco en lo Alto de la carta.
-El choque producido por esta chispa dará sus frutos y dejará una huella representada por la flecha; es decir, que el amor, al elevar al hombre por encima de sí mismo, le permite en el plano físico realizaciones extraídas de su propio genio; un músico, por ejemplo, encontrará en él su inspiración; el amor jamás es estéril.
PARTICULARIDADES ANALÓGICAS. La interpretación simbólica de los detalles de la Carta hace resaltar que los rayos que emanan del arquero tienen una luz roja, amarilla y azul alternativamente, porque la radiación del amor actúa sobre todos los planos. El personaje es de color carne para mostrar su acción sobre los fluidos vitales. Su chal es un lazo y una máscara: el lazo muestra nuestra disposición a ligar el amor a la tierra así como a enmascararlo  por una sensación terrestre, cuando siempre es de esencia divina, no pudiendo prender sus raíces en la materia. Está colocado oblicuamente y no en la cintura. Esto indica que no se puede tener prisionero, por poco que sea.
-Sus alas azules muestran que la primera idea de amor es un arrebato hacia el misticismo, y sus cabellos amarillos que la inteligencia del amor eleva al hombre por encima de la materia.
-El arco y la flecha indican rapidez y ritmo, porque la flecha es un principio es un principio dinámico; son blancos, y por tanto negativos, porque la acción hacia la que tiende el amor es profundamente interna y más bien virtual que real.
-La mujer situada a su derecha representa el amor profano, amor que nace del bienestar material; su mano izquierda, que posa sobre el hombro del hombre, y su mano derecha hacia la mitad de su cuerpo, significan que éste sufre la influencia de la polaridad sexual, no obstante transitoria, porque la corona que ella tiene en la cabeza es móvil e indica que su dominio es efímero. Sus largas mangas azules, colgantes pero abiertas, indican una tendencia hacia la espiritualidad; pero sus cabellos azules señalan en ella la superficialidad. El efecto sentimental provocado por el atractivo de las satisfacciones materiales no puede durar, porque no es más que un simple espejismo en el plano físico.
-La mujer colocada a su izquierda representa el amor espiritual y el amor entre los sexos en su estado más noble. Sus cabellos largos y rubios indican el papel solar y la inspiración que emana de este amor. La mano izquierda posada sobre el pecho del hombre muestra que este amor superior tiene su origen en el corazón. Su mano derecha dirigida hacia abajo y señalando el suelo significa que hace evolucionar la materia. Su manto azul afirma su papel espiritual y su vestido azul orlado de rojo demuestra que adapta la acción sexual a la espiritualidad. Sus brazos blancos determinan la exaltación que ejerce sobre todos los planos mediante la síntesis armoniosa que engendra en toda la gama de los sentimientos.
-El hombre personifica lo que está en evolución en todo el Cosmos; es decir, todo aquello que está sometido a la ley de atracción de amor. Se la ha simbolizado por un hombre, representando éste el grado más alto de la escala que conduce a la más alta espiritualidad. Su túnica bordeada de rojo indica el lado instintivo del amor; el dibujo de rayas azules, amarillas y rojas hace resaltar las vibraciones variadas del amor que se infiltra en los diferentes planos. El amarillo de sus brazos y su mano demuestran la tendencia activa, provocada por la inteligencia hacia el amor divino. Se mano derecha está sobre su cinturón amarillo, lo que significa que ha separado claramente el amor espiritual del amor instintivo mediante su acción voluntaria. Sus cabellos amarillos, muestran que la inteligencia debe dominar y guiarle en el plano físico. Son amarillos, como la corona de la mujer de la derecha, pero difieren de ella en el sentido de que representan una inteligencia que forma parte integral del hombre, y no temporal.
-El suelo amarillo representa el deseo despojado del sentimiento y reducido a lo mental, residiendo la base evolutiva de esta Carta en la Inteligencia; es ondulado, indicando de esta forma la oscilación del instinto hacia el amor.
ORIENTACIÓN DE LOS PERSONAJES. El arquero vuelto hacia la derecha un cuerpo determina el factor evolutivo, conduciendo al hombre, como quiera que sea, hacia su transformación constante, su evolución incesante; la mujer coronada, cuyo perfil está igualmente hacia la derecha, impele hacia la acción continua; aquella cuya cabeza está vuelta hacia la izquierda, siempre mirando de frente, incita a la vida interior, precediendo a una acción directa. El hombre, de frente, con la cabeza un poco a la izquierda, decide la elección después de la reflexión, y el conjunto representa una carta muy compleja para la acción.
SENTIDO PARTICULAR Y CONCRETO.
La intervención de la polaridad sexual del ser humano en toda actividad que está llamado a manifestar, así como su acción en el discernimiento que está obligado a efectuar para dirigir su VIDA, ha hecho que se dé a esta carta la denominación de “Los Enamorados”.
SIGNIFICACIONES UTILITARIAS EN LOS TRES PLANOS.
MENTAL. Amor a las bellas formas en las artes plásticas.
ANÍMICO. La abnegación y los sacrificios.
FÍSICO. Los deseos, el amor, el sacrificio al país, así como todo sentimiento fuerte en el plano físico. Carta de unión, de matrimonio. Representa, para el (o la) consultante, la infidelidad o, en ciertos casos, una elección a hacer.
INVERTIDA. Desorden, escisión (en lugar de fusión), ruptura, divorcio.

-En resumen, en su Sentido Elemental, “Los Enamorados” representa el aguijón del deseo, que incita al Hombre a unirse con lo Universal, en la armonía o el desequilibrio, según que se sacrifique por él o que quiera absorberlo en su provecho.

Tarot de Marsella

Tarot de Marsella

  B

“La Vía del Tarot” – A.Jodorowsky & M.Costa

VI – El Enamorado – Unión, vida emocional.
PALABRAS CLAVE:
Eros – Corazón – Unión – Elección – Ámbito emocional – Conflicto – Ambigüedad – Triángulo amoroso – Vida Social – Comunidad – Hermanos – Hacer lo que a uno le gusta.
-El nombre de esta carta no es, como se ha dicho a veces, Los Enamorados, sino El Enamorado en singular. Sin embargo, vemos en ella varios personajes: cuatro de forma humana (las tres personas y el ángel) y, si se quiere, dos entidades, que son la tierra y el sol. Entre ellos, ¿cuál es el enamorado? ¿el personaje central a menudo interpretado como un joven? ¿El personaje de la izquierda en el que algunos autores ven un travestido? ¿O el ángel, ese pequeño Cupido, que apunta su flecha desde el cielo? Estas dudas se plantean porque el Arcano VI es junto a la Torre, una de las cartas más ambiguas del Tarot y una de las que han sido peor entendidas. El VI representa en la numerología del Tarot, el primer paso en el “cuadrado cielo”. Es el momento en que se deja de imaginar lo que nos gustaría para empezar a hacer lo que nos gusta.
-La tonalidad de esta carta tiene que ver con el placer, la vida emocional. Ésa es la razón por la cual es tan compleja, tan rica en significados contradictorios. Abre el campo a innumerables  proyecciones, se le pueden atribuir mil interpretaciones que serán todas acertadas en un momento dado. ¿Qué sucede en el seno de este trío? ¿Se trata de una riña? ¿De una negociación? ¿De una elección? ¿De una unión? Los dos personajes de la izquierda se miran, mientras que el de la derecha mira al vacío. Se puede comprender a la humanidad entera por esta carta. Las relaciones de sus protagonistas son muy ambivalentes.
-Resulta particularmente interesante ver la disposición de las manos de los personajes. Cinco manos en diversas posiciones simbolizan la complejidad de las relaciones en juego. El primer personaje, a la izquierda de la carta, pone su mano izquierda en el hombro del segundo, en un gesto de dominación o protección, para empujarlo o retenerlo. Su mano derecha toca el borde del vestido del joven. Puede interpretarse el movimiento de su índice extendido como un deseo de acercarse al sexo, o por el contrario, la prohibición de hacerlo. El joven tiene su mano derecha apoyada en su cinturón. Es el mismo que lleva la mujer de su izquierda, amarillo y con tres bandas. Si consideramos el cinturón como símbolo de la voluntad, este detalle une a los dos personajes. Pero, ¿a quién pertenece la mano que toca el vientre de la joven? El joven y ella misma llevan una vestimenta azul oscuro y con mangas, aunque el movimiento del brazo es ambiguo. De algún modo tienen un brazo “compartido”. Si el joven toca el vientre de la chica a la altura del sexo, su mirada se dirige, no obstante, a su derecha. La carta cobrará un significado muy distinto si se considera que es el brazo de ella el que protege o señala su vientre mientras que el joven mantiene su mano en la espalda.
-La mujer de la derecha lleva una cofia formada por cuatro flores de cinco pétalos. Podría representar una hermosa consciencia, poética y, sin embargo, sólida. El centro violeta de las flores concentra la sabiduría del amor, incluso la capacidad para sacrificarse. La mujer de la izquierda lleva una corona de hojas verdes, activa (la banda roja), y, si consideramos que se trata de laurel, podemos decir que tiene una mentalidad triunfadora o dominante.  Se pude especular infinitamente sobre las relaciones entre los tres personajes: un joven que presenta su novia a su madre… Una mujer que descubre a su marido con una amante… Un hombre que debe elegir entre dos mujeres o, según la interpretación tradicional, entre el vicio y la virtud… Una alcahueta ofreciendo una prostituta a un transeúnte… Una joven que pide a su madre permiso para casarse con el joven elegido… Una madre enamorada del amante de su hijo… Una madre que prefiere a uno de sus dos hijos.
-Como se ve, las interpretaciones son inagotables. Todas ellas nos llevan a decir que El Enamorado es una carta relacional que presenta el inicio de la vida social.  Es el primer arcano que aparecen varios personajes a un mismo nivel (los discípulos del Papa eran más pequeños que él y estaban de espaldas). Es una carta de unión y de desunión, de elecciones sociales y emocionales. Varios indicios presentes en la carta nos orientan hacia la noción de unión. Por una parte, el nº 6 en el alfabeto hebreo se asocia a la letra vav, “clavo”, que representa la unión. Por otra, se observan entre las piernas de los personajes unas manchas de color (azul cielo y rojo) que representan también una continuidad, una unión entre ellos. En un plano simbólico, podría decirse que los tres personajes representan tres de las instancias del ser humano: el intelecto, el centro emocional y el centro sexual que se unen para formar uno solo.
-La tierra está labrada bajo los pies de los personajes. Eso significa que, para llegar al VI, hay que haber hecho un trabajo previo, psicológico, cultural y espiritual. Así es como se llega a descubrir lo que a uno le gusta, lo que uno quiere. Los zapatos rojos del personaje central son los mismos que los del Loco y los del Emperador: se puede considerar a los tres como tres grados de un mismo ser. Obsérvese también que, entre dicho personaje y su vecina derecha, la tierra se detiene, sólo hay una mancha roja. Se puede ver entonces en ellos una representación del animus y el anima, dos aspectos masculino y femenino de una misma persona.
-La ortografía de “AMOVREVX” con la “V” en lugar de una “U” crea un vínculo visual y sonoro con la palabra “Dios” en el Arcano XVI, La Torre (LA-MAISON-DIEV). Podría decirse que el sol, que derrama sus rayos sobre la escena, representa el gran Enamorado cósmico, la divinidad como fuente de amor universal que nos conduce al amor consciente e incondicional. El pequeño Eros le sirve de mensajero y nos sugiere, al estar representado con rasgos de niño, que ese amor se renueva constantemente.
En una lectura. Esta carta ambigua nos incita a preguntarnos acerca de nuestro estado emocional: ¿cómo va nuestra vida afectiva? ¿Estamos en paz o en conflicto? ¿Hacemos lo que nos gusta? ¿Qué lugar ocupa el amor en nuestra vida? ¿La situación que nos ocupa tiene raíces en el pasado? ¿Cuáles? Uno puede interrogarse sobre el lugar que nos ha sido atribuido en la familia, y esforzarse en identificar las proyecciones que hacemos en nuestro entorno actual.
-El enamorado será uno de los personajes de la carta, a elegir, cuyas relaciones podrán ser comentadas por el consultante.
-Cualquiera que sea la pregunta, será útil recordar que el Enamorado central sigue siendo el sol blanco que irradia iluminando a todos los seres vivos sin discriminación.
Y si el Enamorado hablara…
“Soy el sol del Arcano, el sol blanco: casi invisible, pero que ilumina a todos los personajes. Soy ese astro: la alegría de existir y la de que el otro exista. Vivo en el éxtasis. Todo me da felicidad: la Naturaleza, el universo entero, la existencia del otro bajo todas sus formas, ese otro que no es otro que yo.
-Soy la conciencia que brilla como una estrella de luz viva en el centro de vuestro corazón. Me renuevo a cada instante, en todo momento estoy naciendo. Con cada latido de vuestro corazón, os uno con el universo entero. De mí parten los lazos infinitos que os unen con toda la creación. ¡Ah, el placer de amar! ¡Ah, el placer de unirme! ¡Ah, el placer de hacer lo que me gusta! Mensajero de la permanente impermanencia, renazco a cada segundo. Soy como un arquero recién nacido que lanza flechas hacia todo lo que sus sentidos pueden captar.
-No soy la amabilidad, no soy la ambición del bienestar ni del triunfo. Soy el amor incondicional. Os enseñaré a vivir en la maravilla, el reconocimiento, la alegría.
-Cuando penetro en vosotros, como en los personajes del Arcano, comunico el amor divino a todas vuestras células. Soplo en vuestra mente como un cálido huracán que elimina del lenguaje la crítica, la agresión, la comparación, el desprecio y toda la gama de la soberbia que separa al espectador del actor. Me insinúo en vuestra energía sexual para suavizar cualquier brutalidad, cualquier espíritu de conquista, de posesión. Confiero al placer la delicadeza sublime de un ángel que estalla. Cuando me disuelvo en vuestro cuerpo es para desprenderlo de la dictadura de los espejos y los modelos, de la mirada de los demás, del dolor de las comparaciones. Le permito vivir su propia vida, asumir su luz y su belleza. En el corazón que habito, ahuyento las ilusiones del niño malquerido. Como la campana de la catedral, derramo en la sangre la penetrante vibración del amor, libre de cualquier rencor, de cualquier demanda emocional disfrazada de odio y de cualquier envidia, que no es sino la sombra del abandono. Os inicio al deseo de no obtener nada que no sea también para los demás. La isla del “Yo” se transforma en archipiélago.
-Todo contribuye a aumentar mi alegría, incluso lo que interpretáis como circunstancias negativas: el luto, la dificultad, la pequeñez, los obstáculos… Amo las cosas y los seres como son, con sus infinitas posibilidades de desarrollo. A cada instante los veo y estoy dispuesto a participar en su desarrollo, pero también a aceptar que sigan siendo como son.”
Interpretaciones tradicionales de esta carta:
Vida social – Alegría – Gustarle a uno lo que hace – Hacer lo que a uno le gusta – Nueva unión – Elección que hay que hacer – Placer – Belleza – Amistad – Triángulo amoroso – Enamorarse – Conflicto emocional – Separación – Disputa – Terreno incestuoso – Hermanos – Ideal y realidad – Primeros pasos en la alegría de vivir – Amor consciente – La vía de la belleza.

 

Tarot Marsella Jodoroswky

Tarot Marsella Jodoroswky

5

“El Tarot Egipcio” – Margarita Arnal Moscardó
Plaza y Janes, 1992

EL DESEO – Nº6
SIGNIFICADO SIMBOLÓGICO
PARTE SUPERIOR
El arquero representa a un hombre divinizado (por su posición en alto). Persigue su objetivo concreto, influir sobre la mujer de la parte central.
PARTE CENTRAL
Un hombre y una mujer que se miran con intensidad, reflejan la pasión. Ella le llama y él camina hacia ella. En medio de ellos dos, un obelisco, a modo de obstáculo; detrás otro hombre está al acecho espiándolos y se mantiene alejado, en secreto. El conjunto de esta parte está asociado al dios Amón que es la procreación (hombre-mujer) y el secreto (el espía).
PARTE INFERIOR
Los peces son la procreación, la abundancia, lo fecundo, la riqueza.

RESPUESTA INCONSCIENTE:
REPRESENTACIÓN NUMEROLÓGICA: 6=6 La triple forma, el triple espíritu, la serpiente que se muerde la cola, el círculo y el camino, la inversión del nueve. La estrella de seis puntas el sello de Salomón, la verdad en todas sus manifestaciones terrenales.
CORRELACIÓN ASTROLÓGICA: Venus en Tauro. Es artista, selecto, distinguido. Amable, adaptable, tranquilo. Es feliz en un mundo sin preocupaciones, no las quiere y no las comprende, le abruman y agobian, son su peor enemigo. Su fuerza espiritual está en su innata distinción que le impide ser vulgar.
LETRA HEBREA: Vau: Es la ley natural. El bien y el mal.

RESPUESTA CONSCIENTE:
DEIDAD EGIPCIA: Amón: Muy secreto. Procreación.
SIGNIFICADO ADIVINATORIO: La pasión en algo o alguien. El placer mental o físico. La atracción, la seducción, el éxito físico. La lucha entre la sensación y la razón. El adulterio en la mayoría de los casos; éste puede ocurrir por traicionar a una amistad, ya que hay lealtades que no se escriben en un papel, sólo en el alma.
ETERNA TRASCENDENCIA: “Fuego interno, me consumes, no me destruyas por favor”.
DENOMINACIÓN DE LA LÁMINA: El Deseo.

Tarot Egipcio

Tarot Egipcio

6

“El Tarot del Inconsciente Anónimo” – Leopoldo María Panero
Valdemar, 1997

LOS ENAMORADOS – Carta VI

Mis dos manos bien unidas
señalan el camino:
una al mar y la otra al vino
que en mi falo yo adivino.

[Desarrollo]

Probable simbolismo alquímico. Puede representar las dos vías: la vía húmeda y la vía seca; la absorción del semen -vía húmeda- o su uso en el alambique -el mercurio-, o bien, per manum dextram, la retención del semen en el momento de la eyaculación, generando energía psíquica, apta para actuar sobre el alambique -siendo esto lo que se llamaba “vía seca”.
El significado adivinatorio de esta carta suele ser la elección entre dos caminos, elección de tipo táctico y no metafísico entre el bien y el mal, o lo que es lo mismo, como decía la Alquimia, tanto la vía húmeda como la vía seca, la tinta roja (el menstruo de los filósofos) como la tinta blanca (el esperma de los filósofos).

[Sentido adivinatorio]

Elección entre dos caminos, prueba, duda, lucha entre dos principios de uno mismo.

Tarot Leopoldo María Panero

Tarot Leopoldo María Panero

Anuncios

Acerca de kalima001

Momento de afianzar, momento de realizar todo lo vivido, lo estudiado, lo sentido. El mejor momento de la vida, SER.
Cita | Esta entrada fue publicada en Sendero Izquierdo, Tarot y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 53 TAROT – Arcana VI – The Lovers – Arcano 6 – Los Enamorados

  1. kalima001 dijo:

    Reblogueó esto en Planeta Otóny comentado:

    Sol En Géminis

    Me gusta

  2. Pingback: TAROT 66 – ARCANO VI – LOS ENAMORADOS – GÉMINIS – ARCANOS MAYORES | Planeta Otón

  3. Pingback: 80 TAROT – ARCANO VI – Los Enamorados – Géminis | Planeta Otón

  4. Pingback: “El Amor es una Espada” – Tarot | PLANETA OTÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s