1.825 días – cuando vuestros dioses no se matan, hacen el amor

Grandes azotes
Con mucha crudeza.
¡Oh, qué gran tristeza
Será por nos!
Si esto es verdad,
Muramos los dos.

Pues ¿cómo se atreven
Siendo obnipotente?
El ha de ser muerto
De una mala gente.
Pues si eso es, Llorente;
Hurtémosle nos.
¿No ves que él lo quiere?
Muramos los dos.

SANTA TERESA de JESÚS
“Poesías y Exclamaciones” – Ediciones 29, 1990

*****

 LXXXIX
EL CISNE

A Víctor Hugo

¡Andrómaca, en ti pienso! Ese riachuelo,
pequeño y triste espejo que en otros tiempos reflejó
la inmensa majestad de tus dolores de viuda,
ese río Simois, embustero y por un llanto crecido;

fecundó de repente mi memoria fértil
cuando cruzaba por el nuevo Carrousel.
El viejo París despareció (más de prisa cambia,
ay, la forma de una ciudad que un corazón humano);

solamente puedo imaginarme aquel solar, sus barracas,
el montón de infames capiteles y de fustes,
la hierba, y grandes bloques enmohecidos por los charcos
y aquel confuso baratillo brillando en los cristales.

Ahí, por aquel entonces, hubo una casa de fieras;
y un día, cuando bajo cielos fríos y claros
el Trabajo amanecía, cuando de las pilas de basura
se desprendía un sucio huracán por el aire mudo,

vi un cisne, de su jaula escapado, que frotaba
con sus pies palmípedos el seco pavimento
y arrastrando su blanco plumaje por el áspero suelo.
El animal, junto a su arroyo sin agua abría el pico,

en el polvo bañaba nerviosamente sus alas, y
con nostalgia de su hermoso lago natal decía:
“Ay, agua ¿cuándo lloverás? Y tú, rayo, ¿cuándo te anunciarás?”
Al desdichado cisne veo, mito extraño y fatal,

dirigirse a veces al cielo, como el hombre de Ovidio,
al cielo irónico y cruelmente tan azul,
tendiendo su ávida testa sobre el cuello nervioso,
¡como si a Dios expresara sus reproches!

CHARLES  BAUDELAIRE
Las flores del Mal” – Visor, 2010

*****

Estoy castigado en un rincón. dios llega en bici a mi cochera. Le lavo los pies y el me come la polla. Soledad.
No estoy en el mar ni en las montañas, ni en ningún cielo, no estoy ahora, solamente me pierdo en la pendiente y mis sueños.
Escribo con tu nombre la tinta que soy en ti. Eres la parte verdadera y clara de mi poesía.
Como un detergente de moda que limpias por dentro y te llevo en tu bonito tambor de anuncio de TV.
Los misterios de esta droga son las venas del espacio. La luna llega a veces es mi timón.

Hago mal mi trabajo. Cuido al bebé con cuchillos mis dedos. No merezco paz ni equilibrio. Lascivo creo agujeros de poder. Nadie escribe con tentaciones mi noche. Pinceladas de lo que fuimos. Estúpidas miradas al mar y a la luna. Emerjo de tu apellido y comparto mi estirpe en vino y rosas. La ciudad es esta estrella de poder. Miles de miles de cientos de besos son mi corazón en tus labios, me muero y te quiero.

OTÓN – Otoño 2002

 *****

el mayor perdedor del mundo

vendía periódicos en la puerta:
“¡Apueste y gane! ¡Hágase rico por cuatro perras!”
y hacía la 3ª o la 4ª carrera
lo veías montado en su tablón podrido
con ruedas de patín adosadas.
se impulsaba con las manos;
por piernas tenías sólo unos muñoncitos
y las ruedas de patín estaban desgastadas.
veías cómo le bailaban a punto de salirse
era algo espantoso
¡iban disparando y soltando
chispas imperialistas!
más rápido que nadie, con su cigarrillo de liar colgando,
le oías llegar de lejos
“dios santo, ¿qué ha sido eso” preguntaban los nuevos.

era el mayor perdedor del mundo
pero nunca se rindió
llegaba rodando a la ventanilla de 2 dólares y gritaba:”¡ES EL CABALLO 4, IDIOTAS! ¿CÓMO DEMONIOS
VAN A GANARLE AL
4?”
en el tablón de apuestas el 4 se cotizaba
60 a 1
jamás le oí acertar con un ganador.

dicen que dormía en los matorrales. y supongo que allí
murió. no lo he vuelto a ver por
aquí.

había una puta rubia muy gorda
que siempre lo tocaba para que le diera suerte, y
se reía.

ninguno tuvo ni pizca de suerte. la puta ha desaparecido
también.

supongo que a nosotros nada nos sale bien. somos idiotas,
claro-
apostando sobre seguro con una comisión del 15 por ciento,
pero ¿cómo se lo dices a un soñador que
se llevan una comisión del 15 por ciento con su
sueño? se reiría y te diría,
¿y eso es todo?

echo de menos aquellas
chispas.

CHARLES  BUKKOWSKI
Los placeres del condenado” – Visor, 2011

*****

ALGUIEN se dará cuenta, Hölderlin lo dijo
De lo redundante que es soñar visiones góticas
E incluso llegará algún día
Cuando caiga la página
En que nazca el terror de no tener
Ya nada en que babear
De tener ya solo miedo de la vida
Y alegría de morir
Como una rata temblándome en la mano
Es pedir a los hombres perdón por existir
Por implorar a la página desnuda como las rameras familiares
Que reptan sobre la página
!Ah los hombres¡, los hombres huecos, The hollow men,
Eliot lo dijo
Cerrando la ventana para que el cierzo no sople
Y no nos acechen los hombres ni los muertos.

LEOPOLDO MARÍA PANERO
“Rosa Enferma” – Huerga y Fierro, 2014

*****

Todos ellos vienen a adorar por temor al Infierno.
En la salvación ven una felicidad inmensa.
En cuanto a mí, no tengo objetivo,
ni en el Paraíso, ni el Infierno,
pues yo no fundé el amor que me embarga
sobre una compensación que sería su objeto.

IBN ARABI
Tratado del Amor”- Edaf, 1986

dios es amor

dios es amor

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Cita | Esta entrada fue publicada en Poesía, Prosa, Sendero Izquierdo, Tantra y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s