Biedma Panero en Lunes

Barcelona ja no és bona, o mi paseo
solitario en primavera

A Fabián Estapé

Este despedazado anfiteatro,
impío honor de los dioses, cuya afrenta
publica el amarillo jaramago,
ya reducido a trágico teatro,
¡oh fábula del tiempo! representa
cuánta fue su grandeza y es su estrago.

RODRIGO CARO

En los meses de aquella primavera
pasaron por aquí seguramente
más de una vez.
Entonces, los dos eran muy jóvenes
y tenían el Chrysler amarillo y negro.
Los imagino al mediodía, por la avenida de los tilos,
la capota del coche salpicada de sol,
o quizá en Miramar, llegando a los jardines,
mientras que sobre el fondo del puerto y la ciudad
se mecen las sombrillas del restaurante al aire libre,
y las conversaciones, y la música,
fundiéndose al rumor de los neumáticos
sobre la grava del paseo.

Sólo por un instante
se destacan los dos a pleno sol
con los trajes que he visto en las fotografías:
él examina un coche muchísimo más caro
-un Duesemberg sport con doble parabrisas,
bello como una máquina de guerra-
y ella se vuelve hacia mí, quizá esperándome,
y el vaivén de las rosas de la pérgola
parpadea en la sombra
de sus pacientes ojos de embarazada.
Era en el año de la Exposición.

Así yo estuve aquí
dentro del vientre de mi madre,
y es verdad que algo oscuro, que algo interior me trae
por estos sitios destartalados.
Más aún que los árboles y la naturaleza
o que el susurro del agua corriente
furtiva, reflejándose en las hojas
-y eso que ya a mis años
se empieza a agradecer la primavera-,
yo busco en mis paseos los tristes edificios,
las estatuas manchadas con lápiz de labios,
los rincones del parque pasados de moda
en donde, por la noche, se hacen el amor…
Y a la nostalgia de una edad feliz
y de dinero fácil, tal como la contaban,
se mezcla un sentimiento bien distinto
que aprendí de mayor,

este resentimiento
contra la clase en que nací,
y que se complace también al ver mordida,
ensuciada la ferie de sus vanidades
por el tiempo y las manos del resto de los hombres.

Oh mundo de mi infancia, cuya mitología
se asocia -bien lo veo-
con el capitalismo de empresa familiar!
Era ya un poco tarde
incluso en Cataluña, pero la pax burguesa
reinaba en los hogares y en las fábricas,
sobre todo en las fábricas – Rusia estaba muy lejos
y muy lejos Detroit.
Algo de aquel momento queda en los palacios
y en estas perspectivas desiertas bajo el sol,
cuyo destino ya nadie recuerda.
Todo fue una ilusión, envejecida
como la maquinaria de sus fábricas,
o como la casa en Sitges, o en Caldetas,
heredada también por el hijo mayor.

Sólo montaña arriba, cerca ya del castillo,
de sus fotos quemados por los fusilamientos,
dan señales de vida los murcianos.
Y yo subo despacio por las escalinatas
sintiéndome observado, tropezando con las piedras
en donde las higueras agarran sus raíces,
mientras oigo a estos chavas nacidos en el Sur
hablarse en catalán, y pienso, a un mismo tiempo,
en mi pasado y en su porvenir.

Sean ellos sin más preparación
que su instinto de vida
más fuertes al final que el patrón que les paga
y que el salta-taulells que les despreci:
que la ciudad les pertenezca un día.
Como les pertenece esta montaña,
este despedazado anfiteatro
de las nostalgias de una burguesía.

Jaime Gil de Biedma – “Antología Poética”, Alianza Editorial ,2012

*****

¡OH! lluvia que deshace mi cabeza
que cae atolondrada sobre mi cabeza
y veo mi cadáver caer del cielo
y mis nervios se abren con un escalpelo
cumpliendo sobre la página sólo el destino del papel
el papel siempre en llamas quemado por el viento
somos la Noosfera y hace tiempo que ardemos
inútilmente en el papel en blancoofreciendo a la nada las canas de mi cabeza calva
dentro de nosotros un Dios muere
un Eón de la tierra prometida
al verso, sólo al verso, al verso sin meis nada
como dijera Cabral de Melo Neto
¡Qué triste está la cabra!¡Qué triste el mondadientes!
La hoja de la voz sola sobre el silencio aploma
Para llegar aquí y nadie llore
Sólo un delfín sobre mi cabeza calva
Y los muertos aplauden mi estulticia
Y fuman conmigo como con una niña
Que se deshace entre mis dedos
El objetivo del poeta es matar al Sol
¡Oh! ceniza madre del Sol
ceniza del intento, ceniza de la vida
madre de los muertos
el verso se extrae del cadáver
mágico cadáver que por mí lloras
como si tejiera el poema el viento
¡Oh! rostro sin límites del esperpento
el viento es nuestro único alimento
de todo cadáver el poema concento
falta sólo el suicidio, el único acento
cada alma es luz de tormento
toda crisis viento
toda espuma silencio
toda aguja en las venas
¡Oh! tú heroína, único llanto
celebración atroz de las bodas del espanto
el acompañante de la heroína es el héroe del fango
quimera, monstruo, misterio del nocturno enredado
viento a un viento enredado
sólo amando a la nada
sólo amando a la espada
sólo al frío enredado
¡Oh! humedad de la nada,
borrachera del silencio
mujer a un muerto atada
esposa de la nada
no comas, no duermas, sé hada
habla con los muertos,
domina  el mundo con tu mirada
haz perfecto el vacío,
haz perfecta la nada
el heautontimorúmenos es mi sino,
sólo el paráclito escucha
que ésta sea la puerza azul de la nada
que éste sea el ritmo azul de la cagada
espada de excremento
hechizo de la nada
dos vidas iguales temblando
hierofantes del silencio
estantigua de sueño donde el viento narra
la prolija historia de la nada
que un loco le contó a una niña
en la noche de crisálidas
mientras a lo lejos pasaba la manada.

Lepoldo María Panero – “Sobre la tumba del poema” , Huerga&Fierro, 2011
Antología Esencial – Edición de Antonio Marín Albalate

*****

1969

1969

Leopoldo María Panero

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Cita | Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s