Stéphane Mallarmé

ÍGITUR O LA LOCURA DE ELBEHNON

Este cuento se dirige a la Inteligencia
del lector que por sí mismo pone las
cosas en escena.

INTRODUCCIÓN

ANTIGUO ESTUDIO

Cuando el soplo de sus antepasados quiere apagar la vela (gracias a la que subsisten, quizá, los caracteres del grimorio), dice_ “!Aún no¡”.

El mismo al fin, cuando los ruidos hayan desaparecido, tendrá la prueba de algo importante (¿No hay astros?) ¿El azar anulado?) del simple hecho que puede producir sombra apagando la luz.

Después -como habrá hablado conforme a lo absoluto, que niega la inmortalidad, lo absoluto existirá exteriormente -satélite- por encima del tiempo. Levantará el telón enfrente.

Ígitur niño, lee los deberes a sus antepasados.

(ARGUMENTOS Y FRAGMENTOS)

1.  La medianoche.

2. La escalera.

3. El golpe de los dados.

4. El sueño sobre las cenizas, después de apagar la vela.

Aproximadamente lo que sigue:

       Suenan las campanadas de Medianoche; la Medianoche en que deben arrojarse los dados. Ígitur baja las escaleras; del espíritu humano, ya al fondo de las cosas como “absoluto”, tal cual es. Tumbas -cenizas (ni sentimiento ni espíritu), neutralidad. Enuncia la predicción y hace el gesto. Indiferencia. Silbidos en la escalera. “No falseásteis” emoción alguna. El infinito surge del azar, que habéis negado. Vosotros matemáticos moribundos-, yo proyectado como absoluto. Debía terminar en el Infinito. Palabra y gesto, simplemente. En cuanto a los que os digo, para explicar mi vida. Nada quedará de vosotros. El Infinito, al fin escapa de la familia que lo ha soportado -antiguo espacio- no hay azar. Ella ha tenido razón en negarlo -su vida- para que él lograse lo absoluto. Eso debe tener lugar dentro de las combinaciones del Infinito con lo Absoluto. Es necesario – arrancar la Idea. Locura útil. Uno de los actos del universo acaba de cumplirse allí. Nada, quedaba el soplo; fin de la palabra y gesto unido – sopla la vela del ser, por la que todo ha existido. Prueba.

(Profundizar esto)

*****

           NOTA DEL TRADUCTOR. –Noticia sobre Ígitur. Ígitur desempeña un papel importante para la comprensión de la obra mallarmeana. Redactado en la época en la que el poeta vivía en Avignon (1869), fue el fruto de una verdadera crisis espiritual. Mallarmé que había llegado a la ciudad de los papas huyendo de Tournon; en la esperanza de que el “contacto” con los “félibres” podría sentir la comprensión de espíritus similares al suyo, que vibran ante los mismos hechos y aspiraciones, sufre una verdadera decepción frente  a la superficialidad de sus compañeros de letras, como se deduce de algunos fragmentos de su epistolario.

Stéphane Mallarmé – “Antología” – Visor, 2002

Stephane Mallarmé

Stephane Mallarmé

Anuncios

Acerca de kalima001

Momento de afianzar, momento de realizar todo lo vivido, lo estudiado, lo sentido. El mejor momento de la vida, SER.
Esta entrada fue publicada en Poesía, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s