Friedrich Nietzsche

A los llamados frutos del sur
similar, demasiado similar,
heme aquí rodeado
de pequeños escarabajos alados
que bailan y juegan a mi alrededor
y al tiempo de aún menores
más necios más maliciosos
deseos y ocurrencias –
cercado por vosotras,
silenciosas, llenas de pensamientos
muchachas-gatas
Dudú y Suleyka,
esfinjado, quiero cargar
de demasiado sentido cada palabra
( – ¡Dios me perdone
este pecado de lenguaje! …)
– sentado aquí, olfateando el mejor aire,
verdadero aire paradisíaco,
aire diáfano, ligero, veteado de oro,
un aire así sólo caía antaño
de la luna
¿ocurrió por azar
o por loca alegría?como cuentan los viejos poetas.
Pero yo, desconfiado, lo pongo en duda,
pues vengo
de Europa
que es la más desconfiada de todas las esposas.
¡QUiera Dios mejorarla!
Amén.

*****

ENTRE  ENEMIGOS
(Según un refrán gitano)

Allí el cadalso, aquí la cuerda
y del verdugo la roja barba,
gente en torno, miradas venenosas, –
¡Nada de esto me sorprende!
Lo sé ya por mil andanzas,
y riendo os lo grito a la cara:
“¡Inútil, inútil es colgarme!
¿Morir? ¡Yo no puedo morir?”

¡Mendigos! Para envidia vuestra tengo
lo que nunca heredaréis:
Yo sufro, sí, sufro,
mas vosotros ¡moriréis, vosotros moriréis!
Aun tras cien trances de muerte
aire soy, aliento y luz –
“¡Inútil, inútil es colgarme!
¿Morir? ¡Yo no puedo morir!”

Friedrich Nietzsche – “Poemas”, Hiperión, 1994

Friedrich Nietzsche 1864

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Cita | Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s