H.P. LOVECRAFT – “Hongos de Yuggoth” , Valdemar 2002

…Ninguna forma que forzando los ojos
Hubiera podido ver, habría reconocido;
Pues lo que tocaba hablaba de un tiempo
Demasiado remoto para el paso fugaz del hombre.
Los líquenes colgantes, húmedos y canosos,
Me impedían leer la antigua historia;
Pero un agua oculta, goteando tenuemente,
Me susurraba cosas que no habría debido saber.
“Mortal, efímero y osado,
En gracia guarda para ti lo que cuento,
Pero piensa a veces en lo que ha sido,
Y en las escenas que han visto estas rocas desmoronadas;
En conciencia ya viejas antes que tu débil progenie
Apareciese en una magnitud menor,
Y en seres vivientes que todavía alientan
Aunque no parezcan vivos a los humanos.
Yo soy la voz de la madre tierra,
De la que nacen todos los horrores.”

*****

DESESPERACIÓN

Llorando sobre los páramos tenebrosos,
Suspirando a través de los bosques de cipreses,
Volando insensatamente en brazos del viento de la noche,
Formas infernales con cabellos ondulantes;
Crujiendo en las estériles ramas,
Susurrando en las ciénagas estancadas,
Gritando más allá de los acantilados del litoral,
Demonios malditos de la desesperación.

Recuerdo confusamente que en otro tiempo,
Antes de los grises cielos de noviembre,
Apagadas las llamas de mi juventud ambiciosa,
Existía en esta tierra algo parecido al éxtasis;
Cielos hoy oscurecidos refulgían en lo alto,
Oro y azur, aparentemente espléndidos,
Hasta que aprendí que todo era un sueño…
Un mortal ensueño del Hades

Pero el Tiempo, que  transcurre vertiginosamente,
Engendra el tormento de la semiconsciencia…
Se precipita turbulento, avanza a ciegas,
Más allá de las praderas transitadas;
Y el viajero, doliente, observa
El lúgubre resplandor de las hogueras de la muerte,
Escucha el aciago graznido del pretel
Mientras deriva hacia el mar, desamparado.

Alas funestas baten en el éter;
Buitres sombríos roen el espíritu;
Engendros sin nombre que se agitan eternamente,
Negras siluetas contra el obsceno cielo.
Pálidas sombras de la alegría pasada,
Demonios desgarrados de la tristeza venidera,
Confundidos en una nube de locura,
Para siempre incrustados en el alma.

Así el viviente, aislado, víctima de la incertidumbre,
Se debate en medio de estremecimiento de angustia,
Mientras las nausebundas furias les despojan
Noche y día de paz y descanso.
Pero, más allá de los lamentos y pesares
De esta Vida detestable, espera
El dulce Olvido, culminación
De tantos años de búsqueda infructuosa.

H. P. Lovecraft

Anuncios

Acerca de kalima001

Momento de afianzar, momento de realizar todo lo vivido, lo estudiado, lo sentido. El mejor momento de la vida, SER.
Cita | Esta entrada fue publicada en Poesía, Sendero Izquierdo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s