“Ni las aguas del Leteo” – otón

Tu cuerpo que arde. Mi maldita noche que es el único oxígeno. Átomos de esta vida en ciernes que golpean con violencia contra las paredes de esta nada. Que se arrastran sin remisión. Elevando mi poco aliento. Alzando el afilado miembro que es mi vida.

Tu llama en verde. Ardiente renombre de este nombrar miseria, debilidad y tedio. Tú que vences a mi verdugo. Tú que eres el elixir del Mnemósine para el amanecer de esta nueva vida.

Tú, Le Parsin coronada; autovía, autopista; motor de Panameras; fuel para el deseo. Mi noche alada. Tú que vences al destino. Al sol que sólo quema. Al poder de las cruces, tu reto; este desorden absoluto. El Rey que ilumina la Senda sobre tu desfilar hacia la dicha. Lo que eres. Princesa de este Norte amado, añorado mas cercano.

Tú, estela de luz, sobre este reto amargo, tú que cabalgas la Serpiente y evocas al Paraíso, nuestro hogar; acerado y ardiente Averno, que ni las aguas del Leteo consiguen que te olvide,

mi Todo.

otón

Mnemósine

 

 

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Esta entrada fue publicada en Poesía, Sendero Izquierdo, Tantra y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s