“algunos perros que duermen por la noche / deben de soñar con huesos” – CHARLES BUKOWSKI

PRECIO-SO

un poeta solía llevar
consigo a una rubia de pelo estropajoso
a los recitales de poesía
y
ella se sentaba entre el público
y de vez en cuando
en el momento en que terminaba un
poema
la rubia decía
con la respiración entrecortada:
-precio-so…

le hacía quedar bien
y yo estaba
un poco
celoso:
nadie había dicho eso
de
ninguno de mis poemas

y cada vez
que ella decía:
-precio-so…
les hacía
aplaudir.
la tenía infiltrada en
todos sus recitales
este poeta que era tan bueno
con las mujeres
que tenía una
sonrisa amable y
artísticas
manos
tanteadoras,
y que tan bien
tanteaba
en otros sitios,
según se
decía.

yo asistía a esos recitales
porque vivía con una
putilla que insistía
en ir
y puesto que nuestro lío
era aún nuevo y
lozano
hacía ciertos sacrificios
horrendos…

*****

…y la limpiadora del hotel
vendría y
se encargaría de
la habitación.

ella volvería a
la calle y yo
volvería a
escribir,
a veces, sobre
ella.

pero mientras tanto
estábamos sentado sobre
el culo
apoyados en
almohadas
el cenicero
entre nosotros en
la cama

bebíamos el vino
en vasos de plástico.
era una
película
horrible
pero resultaba
agradable
estar ahí sentados en
la oscuridad
viéndola
mientras
fumábamos y
bebíamos
sin tener
que decir
nada.

*****

ENCOMIO A UNA TÍA DE LA HOSTIA

algunos perros que duermen por la noche
deben de soñar con huesos
y yo recuerdo tus huesos
en carne
y sobre todo
con aquel vestido verde oscuro
y aquellos lustrosos zapatos negros
de tacón alto,
siempre maldecías cuando estabas
borracha,
con el pelo sobre la cara
querías huir con un estadillo de
aquello que te retenía:
recuerdos asquerosos de un
asqueroso
pasado, y
por fin huiste
al morir,
dejándome con el
asqueroso
presente;
llevas muerta
28 años
y sin embargo te recuerdo
mejor que a cualquiera de
las demás;
fuiste la única
que entendía
la futilidad del
apaño de la
vida;
todas las demás estaban molestas
únicamente con
segmentos triviales,
se quejaban
sin ton ni son de
cosas absurdas;
Jane, lo que
te mató fue
saber demasiado.
brindo aquí
por tus huesos
con
los que este perro
aún sueña.

Charles Bukowski
“Guerra sin cesar. Poemas 1981-84”
Colección Visor Poesía, 2014

Charles Bukowski

Anuncios

Acerca de kalima001

Momento de afianzar, momento de realizar todo lo vivido, lo estudiado, lo sentido. El mejor momento de la vida, SER.
Cita | Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s