“Nada es más espontáneo que el olvido” – OTÓN

*****

logía

ZOO

fobia              filia

******

otón


“Afuera hay sol.

Yo me visto de cenizas”

Alejandra  Pizarnik

1

La humilde pluma de esta defenestración, tú. Mis ojos añadidos a vacío. El estruendo de las sombras bajo cada silencio. Este clima atroz de otra noche, de otra obra inacabada. Eliminar el ansia, existir. Participar del misterio. Elegía sobre canto.

El inicio del mundo y los mundos que emprenden amor. Otra oxidada vitamina en el camino del silencio. Spleen sobre spleen. La maldita y babosa sinfonía del pasajero.

El tiempo, el parásito que envilece mi canto. Otra reflexión sobre azar. Los enemigos que renacen de la vida. Los límites de este espacio anónimo. Tú. Sobre tinieblas en esta tiniebla-tiempo. Quedan voces para el amor Negro y espectral, simulación del bien. Soy el novio de esta muerte errante. Soy Lucifer impregnado de lodo. El lobo del alma.

Quedan túnicas, ahora cuando no resisto la muerte. Estoy atado al mundo y me sé de memoria tu canción. Soy, línea imposible en la senda que somos. No recuerdo. No estoy. Me voy ahora mientras me miras… Educo mi verbo con tu ausencia.

2

La perseguida ficción a la que adora me acompaña en silencio, jugando, maltratando

mi noche y esta luz. Asincronía y otra vez lujuria. Me toca vencer, como de improviso por la oscura senda de esta mentira. Quedan ecos, quedan voces; soy este axioma inútil, encima me cae tu luz que no es la mía.

Deseando encontrar gigantes, deseando encontrar fantasmas, deseando

encontrarte evito tu espectro. Maldita civilización oculta por el día que se repite inexorablemente. Esta lujuria, esta paz, este ahora, tú.

3

El diablo del amanecer es otro dios testigo y final. La sombra que me acompaña. Es esta luz animal. El hombre que complace al hombre. Universos.

Tengo los ojos sobre tu nuevo hombre. Me lleno de errores y cambio de sentido, hacia ningún lugar. Claro que no tengo ni un duro pero estoy atado al renacer.

El dígito diabólico de esta noche clon. Honor sobre mal. Impregnado el vacío con tu sonrisa. Ver himnos en el silencio, en el sacro y definitivo olvido. El sacerdocio de tenerte. De buscar otra excepción. Otra novedad. El único sonido que corrompe piedad. No tengo ganas de las sombras. Nada es más espontáneo que el olvido. Volver a estar en el cielo ahora. Tengo ganas de cambiar de prisión, de evitar la noche que es. Esta insuficiente presión. El hombre prudente y el espacio red. Llegar al final del mundo cuando no llego ni siquiera al vacío, al lugar donde yace él. Y no olvido que el tiempo es ahora otra vez monótono y ciudad. Que no se sabe que escribo y por qué lo hago. Llegan las sombras al río imposible. Al único mundo que no vence. Este silencio que me complica, que me estremece.

4

En esta preciosa miseria

donde habito.

En esta preciosa miseria

donde muero.

En esta preciosa miseria

que es tu vientre,

renazco.

5

De la mano de Chuck Berry, de la mano de esta noche que como una chupa se ciñe al cuerpo. Otra excusa para sobrevivir o como se diga. Rechacé propuestas de triunfo, de una efímera gloria que no termina de comprarme.  Inspiración o como se diga. Otro mundo imposible, incluso sobre cadáveres, incluso ahora cuando el reloj es un lelo y yo una solución a la naturaleza o como se diga.

6

NN

Esta carta de líneas, de amor, decrépitas. Ignoro tu nombre pero me sé el tiempo, el final del mundo conocido y este yo atrapado en la libre mirada al tiempo.

Magullados, algo agarrotados. Como mirando sin mirar. Este ejercicio que es defenestración y rictus. Ejerciendo de milagro entre huella y tiempo. Casi poder, casi solución. Abrigar temor. Alimentar confusión. Me sé de memoria mi Yo, no existe. Y me libero. Y cambio. Y escucho. Y soy otro reflejo de esta Negra Natura.

7

Llevo mi pobre alma hasta ti y participa entonces del resultado de la belleza contra la materia. Veo nidos de serpientes que venden amor entre zarzas. Soy impresionante vacío, otra vez. Que muere la noche amiga, que cambia el tiempo de momento. Huelo al maestro mientras muero en el folio neón neonato, no-nato.

Insinúo lujuria, espero morbo celestial, tú; bajo formas irisadas sobre mi estulticia.

Llega la hora del adiós al alma. El adiós a los toneles de cenizas, de niños podridos, de versos destronados. Tengo imprecisos momentos en tu nueva vida. En esta dicha irreal.

De túnicas que penetran mi noche, de momentos y estupidez. Clon y perdón. Tengo modas que repercuten en tu mentir. Ríos de pasión y notas melódicas sobre la tortura. Tu cuerpo en mi potro titánico. Tus carnes rosadas, impregnadas de sangre-neón. Tus labios mordidos por el deseo, áspid como libertad, negra cólera de dios. Esparto y desidia sobre tus nalgas maceradas. Mil colmillos y ellos. Tu sexo de miel en mi boca de fuego y desorden. Te poseo mientras te infrinjo el más severo de los castigos. Inmolación y silencio.

No llegan tus gritos. Mueres al mundo. Naces a las sombras. Eres Pombagira.

! Loor ¡

8

Ya soy esta luz

Y me reconozco en cada maldad

La desesperación de las cruces

Enigma como liberación

Lucifer.

9

Abiertas están las puertas. El alimento de los dioses es un trozo de vacío. Iniciando el sistema somos el sistema, ¡ uno ! Un yo. Una vena catódica inflamada de sangre real. Tú como noción del destino. Tus hijos en la incertidumbre del amanecer, amanece.

“Mirando tus ojos me veo, imposible” – Otón

10

Los ojos de la Poesía son los los ojos ocultos de esta noche madre. El inicio del tiempo y el tiempo. Los años y este año que brilla en el corazón de la Bestia. Amiga.

La olvidada estación de las cruces, vencidas. Yo y mi destino. Ninguno. Todos entonces.

El hombre aproximativo. Cadencia y mal. Estúpida estrella que complica pasión. Tengo los cinco sentidos imperfectos, sin miocardio. Soy esta patria simpática, este axioma de la blanca victoria. Tú mientras esparces dilemas sistólicos entre noche y noche.

11

“D / Escribo”

Y llegan las sombras a este carnaval mediático. Soy la estúpida reverencia de este mundo caos a tu mundo ausente.

La maldita senda del guerrero y la senda del guerrero. Mis ojos en tu apellido maligno.

Estoy sediento de silencios, esperando tu llamada caos-belleza. Soy la estúpida resurrección de esta sombra alada. Y me divierto, mientras carraspeo. Mientras emigro como ave herida pero feliz.

Escribo universos con tu voz alada y soy esta cicatriz que no me sé. Este deambular para perder lastre, inundando los campos yermos sin ti, Pombagira.

Tengo ganas del renacer. Renacimiento como excusa.

No me sé tu nombre mientras te miro. No recuerdo tu apellido mientras miro. Escucho. Tu nuevo mundo irascible, tu enorme rincón desidia. Tu ser, impuesto lugar.

No me salen las cuentas en este espacio atroz.

No me creo líder pero escucho tu voz superpuesta a mi doctrina. El dharma de tenerte. La escuela, lascivia hacia el corazón. El ámbar de los besos.

12

logía

Zoo

fobia                     filia

Me produce tanta angustia escribir sobre la otra noche que no sé si pasaré de las dos líneas. Zoofilia – Zoofobia – Zoología.

filia

Alcanzar. Conseguir. Escapar al rito pagano de la dicha por obligación. Maldita obligación. Que mueras tú es como si muere la pluma que ahora está muriendo. No hay nada externo que provoque su muerte, nada que no esté en tu corazón. “¿Sigues en la gasolinera?” -sonó tan mal que se me clavó en el corazón, acorazado ahora. Enterprise tocado, menos mal que los grandes amigos del mar tardamos en hundirnos.

Atascado en el rincón, suave compromiso. Hundido en el sillón de tu alma, esquinado como esquina ciega de la ciudad. Callejón sin salida. Líneas que convierten misión en menester.

Mi nombre que significa oscuridad y tiniebla. Sonrisa. Tener que subir a tu cielo cenagoso para respirar tus letales gases. Lo siento, estoy vacunado, a sangre y fuego. Me queda tanto para no gritar, para no comerme tu corazón de un bocado y arrancarte de paso el alma, maldita, maldita alma.

fobia

Ni más placer que el tiempo, ni más fobia que tu ser. Extinto animal. Odio sobre amor. Negra paz interpretada como mal. Ignorante. Mierda en tus labios de mierda. Bajar a la dicha del tiempo de tu mano. Odiada y estúpida ceniza de ti misma.

logía

Tengo cientos de tonos sobre ti y tu estirpe. Ciencia sobre basura. Esquivas las tinieblas por miedo, para ser tiniebla, ¡ ignorante ! Maldita época de repugnancia y caos. Malos tiempos para la verdad, maldita excusa de la mierda. Púdrete en tu mundo de mierda, puta; eres la la peor persona que he conocido en mi vida.

El tiempo parecía otra lágrima de este niño-corazón. La maldita red recompensa dolor. Este dolor opaco sobre tinieblas. Tu maldita red paradójica. ¿Me crees cuando grito lujuria? Maldita excusa de este tiempo que no me sé. Otra voz en esta península de mierda. Me sé de memoria el tiempo. Me acabo y cambio de estación. Esquivo cientos de veces tu apellido onírico. La ciudad cagando sobre mi sueño. Enculada en mi red tenebrosa. Malditas seas hija de puta.

La montaña de mis sueños y este sueño. Me sé de memoria la canción. Inclino el mundo para que caigas al tuyo. No te mueves, no existes. Maldita mierda con ojos que ven nada. Esta ciega que eres sobre tu propia tumba, una ciudad muerta. ! Maldita seas ¡


fin

invierno 2003 – OTÓN

contacto para publicación:

kali-ma001@hotmail.com

Anuncios

Acerca de kalima001

Momento de afianzar, momento de realizar todo lo vivido, lo estudiado, lo sentido. El mejor momento de la vida, SER.
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s