V. LO QUE DIJO EL TRUENO

Tras la roja luz de las antorchas sobre rostros sudorosos
Tras el silencio helado en los jardines
Después de la agonía en los lugares pétreos
Después del llanto y de la gritería
De la prisión y del palacio y de la reverberación
Después del trueno de la primavera sobre montañas distantes
Aquel que estaba vivo está ahora muerto
Los que antes vivíamos estamos ahora muriendo
Con un poco de paciencia
Aquí no hay agua sino solo roca
Rocas y nada de agua, y el camino arenoso
El camino que trepa serpenteando por entre las montañas
Que son montañas de roca sin agua
Si hubiera agua nos pararíamos a beber
Entre las rocas no puede uno detenerse o pensar…

V. WHAT THE THUNDER SAID

After the torchlight red on sweaty faces
After the frosty silence in the gardens
After the agony in stony places
The shouting and the crying
Prison and palace and reverberation
Of thunder of spring over distant mountains
He who was living in now dead
We who were living are now dying
With a little patiente
Here is no water and the sandy road
The road winding above among the mountains
Which are mountains of rock without water
Amongst the rock one cannot stop or think…

*****

Se ha roto la tienda que cobijaba el río: los últimos pecíolos de las hojas
Se agarran y se hunden en la barranca húmeda. El viento
Cruza, sin que se le escuche, la parda llanura. Las ninfas se han marchado.
Dulce Támesis, fluye suavemente, hasta que termine mi canción
El río no arrastra botellas vacías, papeles de sándwiches,
Pañuelos de seda, cajas de cartón, colillas de cigarrillos
Ni otros testimonios de  noches estivales. Las ninfas se han marchado.
Y sus amigos, los haraganes herederos de los potentados de la City,
Se han ido, sin dejar sus nuevas direcciones.
A orillas de Leman me senté y lloré…
Dulce Támesis, fluye suavemente, hasta que termine mi canción,
Dulce Támesis, fluye suavemente, que no hablaré fuerte ni largo.
Mas a mi espalda en el frío viento escucho
Un traquetear de huesos y sonoras carcajadas.

The river’s tent is broken: the last fingers of leaf
Clutch and sink into the wet bank. The wind
Crosses the brown land, unhead. The nymphs are departed
Sweet Thames, run softly, till I end my song.
The river bears no empty bottles, sandwich papers.
Silk handkerchiefs, cardboard boxes, cigarette ends
Or other testimony of summer nights. The nymphs are departed.
And their friends, the loitering heirs os city directors-
Departed, have left no addresses.
By the waters of Leman I sat down and wept…
Sweet Thames, run softly till I end my song,
Sweet Thames, run softly, for I speak not loud or long.
But at my back in a cold blast I heart
The rattle of the bones, and chuckle spread from ear to ear.

T. S. Eliot – “La Tierra estéril” – Visor poesía. 2009

Anuncios

Acerca de THOTH

Retorno a las raíces. Vida Pasión y Poder.
Cita | Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s